El tiempo - Tutiempo.net
Sabado, 19 de Enero del 2019

La leyenda de la dama enlutada

* Por Ana Paola Rivas

enero 11, 2019

Se comenta con gran temor el misterioso caso en el que en una fría y solitaria madrugada del mes de Noviembre de hace ya mucho tiempo en nuestra ciudad, algo verdaderamente terrorífico le aconteció a un chofer de taxi.
Sucedió que el Sr. Morales, quien venía manejando su taxi al norte de la ciudad y justo al pasar por fuera del Panteón del Saucito sintió un ligero escalofrío al percatarse de una extraña presencia que le hacía la parada desde los antiguos arcos de dicho lugar.
El taxista se detuvo mientras distinguía que era una dama vestida de negro quien sin quitarle la mirada de encima, se iba aproximando al coche.
Al subir la dama al carro de sitio, el Sr. Morales pudo ver claramente una gran tristeza reflejada en sus ojos así como también al escuchar esa ronca y seca voz que le pedía la llevase a cierto templo.
Inmediatamente el chofer le dijo que por ser las tres de la madrugada, ya el templo estaría cerrado pero la misteriosa mujer insistió diciendo que solo se arrodillaría unos minutos para rezar por fuera de las puertas.
Y así fue como ambos personajes llegaron en medio de la completa oscuridad al Templo de Sn. Francisco.
La mujer descendió del taxi y caminó lentamente hasta las puertas del templo, se arrodilló y rezó rápidamente no sin antes santiguarse y volver de nuevo al taxi.
El Sr. Morales muy seguro le preguntó que a donde la llevaría dado a la peligrosa hora que era ya y al contestarle la dama enlutada que ahora irían a la Parroquia de San Miguelito, el chofer la llevó algo asombrado y la esperó por corto tiempo.
Y así fueron recorriendo otras cuatro iglesias más, en donde la misteriosa y pálida mujer se bajaba del carro y caminaba muy lento hasta arrodillarse y rezar por fuera de las distintas puertas de cada una.
De nuevo ella le dijo al chofer con esa ronca y seca voz que ya solo le quedaba ir a rezar a las puertas del Templo del Señor del Saucito para cumplir con una manda que no pudo cumplir anteriormente y así fue, pues hizo lo mismo y regresó al carro de alquiler.
Al subirse esta mujer, le pidió de favor dejarla de nuevo en los antiguos arcos que están por fuera del panteón del Saucito, mismo lugar donde la recogió.
Al taxista le pareció extraño no llevarla a alguna casa sino al camposanto ya que no era común dejar a alguien a esas horas y aún más estando obviamente cerrado.
Al momento de llegar al panteón, la singular mujer lo observaba con una fría mirada mientras le daba un sobre cerrado y a parte una medalla de oro pues no traía dinero para pagarle pero le dijo que fuera a cobrarle a su hermano a la dirección escrita en dicho sobre que segundos antes la mujer le había dado en sus temblorosas manos.
El Sr. Morales tomó tanto el sobre como la medalla de oro de mala gana ya que no le pareció correcta la manera de proceder de la pasajera y al voltear de nuevo a la parte trasera del taxi, el chofer se percató que estaba completamente solo pues ya no estaba la misteriosa dama.
En seguida pudo ver a lo lejos que la dama enlutada se perdía entre los arcos del panteón para desaparecer entre la espesa neblina del fúnebre lugar.
El chofer pensó que ya por lo cansado que estaba no pudo escuchar el cerrar de la portezuela del vehículo y arrancó muy nervioso y confundido.
A la mañana siguiente, el taxista al mirar la antigua medalla de oro se dio cuenta que ésta llevaba inscrito en la parte posterior el nombre de Socorro y en seguida se dispuso a ir a buscar al hermano de la misteriosa mujer quien le aseguró era un licenciado.
Y así fue pues al tocar en cierto despacho, pudo entrar e informarle al hermano acerca de lo ocurrido.
El hermano quedó impávido al escucharlo y al ver la medalla de oro le dijo que efectivamente era la misma medalla de su hermana mayor.
De inmediato le pagó con cierto recelo al taxista confesándose que su hermana Socorro había muerto meses antes sin haber cumplido una manda pues falleció repentinamente habiendo quedado ésta pendiente.
Se dice que el taxista al oír lo que el licenciado le decía sintió un gran terror al recordar esa voz de ultratumba así como la funesta mirada de aquella mujer y salió corriendo sin aceptar el pago.
Lamentablemente el chofer del taxi murió poco después de haberse dado cuenta que se topó cara a cara con la mismísima muerte.
Se dice por ahí que murió víctima de una extraña enfermedad a la que nuestros antepasados llamaban espanto.
Y usted, mi estimado lector…
Escuchó acerca de la dama enlutada??
Sabía que la misma visitó siete templos en esa misma ocasión??
Se atrevería a pasar a las tres de la madrugada por fuera de aquel antiguo panteón??

Publicaciones relacionadas

Espectral pareja recorre los desolados lares de Real de Catorce

*Por Ana Paola Rivas...

La mujer que vendió su alma al diablo en Municipio de Cárdenas

Por: Ana Paola Rivas...

Escalofriante presencia del más allá deambula por los alrededores del Parque Tangamanga 2

*Por Ana Paola Rivas...

Perversas y terribles apariciones rondan la Colonia Industrial Aviación

*Por Ana Paola Rivas...

Ánimas en pena nos recuerdan trágicos sucesos cerca del Parque de Morales

*Por Ana Paola Rivas...
Compartir en Whatsapp