ColumnasColumnas (destacadas)

La cultura de la inmediatez y sus consecuencias

Hoy en día la inmediatez nos obliga a que los ritmos de vida sean mucho más acelerados trayendo consigo problemas como la incapacidad de esperar, poca tolerancia a la frustración, comportamientos narcisistas y problemas de ira, ansiedad y depresión. 

Con el consumo de nuevas cosas se van estructurando nuevas redes neuronales autodestructivas y dañinas que van ligadas al placer en la parte más primitiva del cerebro, donde se genera un comportamiento de inmediatez al tratar de sentir los más pronto posible ese placer, como cuando pedimos algo por correo y llega al día siguiente, los mensajes de texto, y el nuevo contenido de entretenimiento.  

Esto, también ha traído consigo problemas de pareja como los celos, al sentir la necesidad de inmediatez ante respuestas a los mensajes, llamadas o publicaciones en redes sociales, esto genera consecuencias que van desde tristeza hasta la ira y la agresión, no se crea la capacidad de entender que no somos dueños del tiempo de otras personas.  

La cultura de la inmediatez ha dejado fuera el análisis, la reflexión y el espíritu crítico, pero ¿Qué podemos hacer para recuperar nuestra capacidad de espera y escapar de la necesidad de inmediatez?  

Como en todo, el primer paso para cambiar conductas negativas es aceptar que las tenemos, reconocer que tenemos un problema con la inmediatez nos abrirá camino a poder modificar esas conductas y tomar responsabilidad de éstas.  

Un buen truco es descomponer un reto a largo plazo en pequeños retos más próximos en el tiempo, así entrenarás poco a poco tu paciencia y dejaras de vivir la espera como un tormento, un ejemplo es cuando una persona se propone bajar de peso, este es una meta a largo plazo, que se puede reajustar a pequeños retos diarios como mantener una buena alimentación, hacer ejercicio diariamente, etc. 

Si la cultura de la inmediatez impacta principalmente en tu bolsillo, haciendo “compras sumamente necesarias” puedes dejar esas cosas que tanto necesitas en el carrito hasta el día siguiente, de esta manera podrás ver más claramente si realmente es algo que necesitas urgentemente. 

Evita querer controlar las vidas, tiempos, sentimientos y actitudes de los demás, el ego generalmente busca formas de hacerse sentir bien por medio de actitudes y situaciones externas, por eso es muy importante fortalecer la autoestima estimulándola desde el interior, en primera persona y no en el exterior.  

Sólo así se va buscando primero una aceptación personal, para después entender que el flujo de la vida tiene un tiempo y que no se puede acelerar, y menos obligar a las demás personas a que lo hagan, ya que esto generalmente causa conflictos y a su vez más consecuencias en la personalidad del individuo.  

Como se ha mencionado en columnas anteriores el uso de la tecnología y las redes sociales puede ser un arma de doble filo, siempre y cuando éstas se usen de manera responsable y con límites saludables podremos encontrar millones beneficios, pero basta con un mal uso de las éstas para crear problemas que poco a poco pueden ir impactando en distintos ámbitos de nuestra vida, por eso es importante recordar qué, ante conductas destructivas, adicción a redes sociales, baja autoestima y arranques de ira hay que detenernos a reflexionar el impacto que esta teniendo la tecnología en nuestra vida y tomar cartas en el asunto.

No olvides que asistir a terapia psicológica no te hace una persona débil o incapaz, te hace una persona responsable, con amor propio para reconocer y querer trabajar en ti mismo, además de crear conciencia, tanto en ti como en quienes te rodean, de la importancia de la salud mental.

Estefanía López Paulín
Contacto: [email protected]
Número: 4881154435  

Mostrar más
Botón volver arriba