ColumnasColumnas (destacadas)

Las redes sociales y su impacto en la autoestima

Las redes sociales poco a poco se han convertido en parte fundamental de nuestro día a día, pues siendo seres tan sociables, necesitamos constante contacto con la sociedad para validar nuestra imagen, personalidad, trabajo, etcétera. Sin embargo, la tecnología puede ser un arma de doble filo cuando de autoestima se habla, pues con un constante bombardeo de información, estándares de belleza y estilos de vida “perfectos” es muy sencillo caer en la comparación y terminar mermando nuestra autoestima.

 

No importa la edad que tengamos, el reconocimiento y la aprobación o sentido de pertenencia a determinados grupos es necesario para nuestra autoestima, es por esto que las redes sociales se convirtieron en una herramienta con la cual sencillamente puedes formar vínculos, además de ser una fuente de información sumamente variada, y un lugar en donde muchos pueden externar inquietudes, nos encontramos en la era de mayor contacto a nivel mundial y a la vez menor satisfacción vital. 

Aunque el uso adecuado de las redes sociales nos brinda un mundo de oportunidades, es muy común caer en el mal uso de éstas, el mundo del internet nos brinda inmediatez, y ésta a la vez nos reduce nuestra tolerancia a la frustración, sobre todo si el uso comienza a edades tempranas. Esto da pie a comportamientos dañinos como el constante chequeo del celular y el uso excesivo de aplicaciones y, por ende, la procrastinación creando un sentimiento de fracaso y baja autoestima. 

Por otro lado, la sobrecarga de estímulos que recibimos al utilizar excesivamente las redes sociales nos forma una idea, muchas veces errónea, del mundo en el que vivimos. Influencers mostrando sus vidas lujosas, cuerpos de ensueño, negocios de éxito crean una burbuja de percepción en la cual todo el tiempo nos estamos comparando, creando niveles altos de autoexigencia y presión autoimpuesta por mantener un perfil actualizado e ideal.  

Hoy en día es más común escuchar como la autoestima de algunas personas depende de las respuestas e interacciones que reciben en redes sociales, si éstas son positivas se crea una falsa sensación de seguridad y empoderamiento y, por el contrario, al recibir críticas o comentarios negativos contribuyen a la creación de una percepción negativa de uno mismo y baja autoestima. 

Es por eso que si se le da una importancia a todo lo que ocurre en redes sociales podemos llegar hasta crear una obsesión, sin mencionar que el uso excesivo de las redes sociales nos puede llevar a un deterioro de las habilidades sociales, como la empatía y la responsabilidad afectiva.  

Para cuidar y mantener una autoestima saludable es necesario trabajar en nosotros mismos, reconocer nuestro dialogo interno y modificarlo por uno más empático y amoroso. Cuida de ti, eso que buscas fuera debes cultivarlo en ti, sino tu autoestima siempre dependerá de factores externos. Establece límites sanos y permítete trabajar en ti para llegar a donde quieres.  

Recuerda que, si sientes una falta de autoestima que te limita a hacer lo que te gusta, vestirte como quieres o estar todo el tiempo bajo la comparación con otros, asistir a terapia psicológica podrá brindarte herramientas personalizadas para poco a poco modificar tu autopercepción y amor propio. 

 

Estefanía López Paulín
Contacto: [email protected]
Número: 4881154435 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba