SLPTitulares

[VIDEO] Juan Manuel, el hombre detrás del Rey del Wepa

Me auxiliaste sin conocerme, me sacaste de ese coche, llamaste a la ambulancia, buscaste a mis familiares y estuviste pendiente de mí hasta días después de haber salido del hospital; esas acciones no hablan de una mala persona, sino todo lo contrario; es así como usuarios de las redes sociales siguen recordando a Juan Manuel Quistián Lara, el hombre detrás del Rey del Wepa, aquel al que recuerdan como una persona sencilla, amigable, solidaria y llena de alegría.

Gaby, una de las tantas personas que tuvieron la oportunidad de conocer a Tontín, compartió en su cuenta de Facebook una pequeña anécdota de la manera en que Juan Manuel le salvó la vida luego de un terrible accidente que sufrió hace varios años.

«Diosito, gracias por haber puesto a uno de tus ángeles terrenales en mi camino en aquel accidente, hace 16 años, porque gracias a él y a cómo actuó puedo decir que, hoy, sigo aquí. Me quedé siempre con la intención de buscarle personalmente para agradecerle todo lo que hizo por mí. Hoy elevo mis oraciones por su eterno descanso y para pedir fortaleza para sus familiares» detalla en su relato.

Rey del Wepa

Así como ella, desde que se dio a conocer el asesinato, cientos de internautas han aprovechado las redes sociales para hacer referencia no al Rey del Wepa, no a Tontín, sino a Juan Manuel Quistián, el hombre que dio vida a un personaje que logró romper las fronteras con su música y que, con años de esfuerzo, logró consagrarse como la figura más representativa del género urbano, se la música sonidera en San Luis Potosí, en México y más allá.

Juan Manuel Quistián Lara, fue asesinado la madrugada del pasado 5 de octubre en la intersección de la avenida Gálvez con la carretera a Rioverde. Un comando armado le dio alcance y le disparó en reiteradas ocasiones hasta acabar con su vida. Al día siguiente, miles de personas se dieron cita para darle el último adiós en un hecho sin precedentes para San Luis Potosí.

Seguiremos informando. 

Botón volver arriba