Copie y pegue el código de AdSense entre las etiquetas de su sitio Coloque este código en todas las páginas de su sitio y Google mostrará automáticamente anuncios donde resulte más adecuado para usted
SLPSLP (destacadas)

Memorias de la huelga minera, crónica de una injusticia

El conflicto que hay en este momento con los trabajadores de NEMISA me recordó la huelga de 1991 en Villa de La Paz, que fue todo un show. Yo era aún un niño pero tengo imágenes de ese día que fue de mucha tensión.

Recuerdo que los mineros rodearon todas las instalaciones de la empresa, algunos a caballo y casi todos armados desde pistolas hasta machetes y palos.

Querían presionar a Cerrillo para que aceptara los acuerdos del sindicato, por lo que decidieron encerrarlo en sus propias instalaciones y no dejarlo salir.

Todo mundo corría en el pueblo, gritando “estalló la huelga”, “estalló la huelga” era un día de septiembre como por ahí de la 1 de la tarde, y todo mundo se amontonaba en la entrada de la mina “el pilar”, que es donde se encuentran las oficinas de la empresa.

Recuerdo que después de todo ese corredero de gente, colgaron unas banderas rojinegras del tamaño de la puerta de entrada y la gente seguía ahí sentada esperando a que el patrón cediera a sus peticiones.

De pronto la tensa calma que reinaba en esos momentos se vio alterada por el ruido ensordecedor de un enorme helicóptero que sobrevolaba las instalaciones de la minera.

La gente empezó a gritar, “se va a pelar” “se va a pelar” y algunos corrieron hacia el estadio de béisbol por que el helicóptero volaba en círculos encima del pueblo y pensaron que aterrizaría en ese lugar.

Para sorpresa de todos, el helicóptero, que según decían, fue enviado por gobierno del estado, que en ese entonces me parece que estaba un gobernador de apellido Silva Nieto, y fue quien le mando el Uber a Cerrillo, ¡Zas! Que aterriza en el patio central de la minera, ahí enfrente de toda la gente, quienes le empezaron a aventar piedras.

Pero recuerdo que como levantó una polvareda muchos prefirieron resguardarse del polvo y pequeñas piedras que aventó.

Y, en una maniobra muy rápida, recuerdo haber visto entre la tierra subirse al helicóptero a Cerrillo junto con otras personas y ¡pum!

Se les peló…

Si hubiera habido celulares en aquel tiempo, hubiese estado a toda madre la película, con chingo de likes, y hasta videos en televisión nacional.

Comentarios de Facebook

Botón volver arriba