Columnas (destacadas)vida sana (destacadas)

Las dificultades de una persona que creció sintiéndose no amado

Por Estefanía López

En la travesía tortuosa de la vida, a veces, nuestras experiencias tempranas pueden dejarnos heridas emocionales profundas. Muchos de nosotros hemos crecido sintiendo un vacío en nuestro corazón, una sensación de falta de amor que puede influir en nuestra personalidad y hábitos a largo plazo.   

Y aunque hoy en día podríamos estar trabajando en sentirnos amados por nosotros mismos, podemos encontrar algunos hábitos que son secuelas de estas heridas emocionales, las cuales nos dificultan relacionarnos de manera saludable, veamos cuales son algunos de estos hábitos. 

Desvalorización y autoestima 

Sentirse no amado puede llevar a una constante desvalorización personal y a una baja autoestima. La falta de amor puede hacer que el individuo se sienta menos valioso, lo cual puede ser muy dañino para la autoestima. 

El peligro constante de la autocrítica 

Esta desvalorización puede manifestarse a través de una autocrítica constante. Los individuos pueden desarrollar el hábito de cuestionarse y criticarse a sí mismos de manera implacable. Este hábito puede ser perjudicial, ya que puede reforzar la sensación de no ser lo suficientemente bueno. 

La lucha por la autoaceptación 

La autoaceptación puede ser un desafío constante. Muchas veces, los individuos que han crecido sintiéndose no amados luchan por aceptar sus imperfecciones y reconocer su propio valor. Este es uno de los desafíos más significativos que enfrentan. 

Dificultades en las relaciones personales 

Crecer sintiéndose no amado puede generar dificultades en las relaciones personales. Estos individuos pueden desarrollar miedos y desconfianzas que les dificultan establecer relaciones íntimas y significativas. 

El miedo a la intimidad 

El miedo a la intimidad puede ser un problema importante. Este miedo puede originarse de la idea de que, si se permite a alguien acercarse lo suficiente, se arriesgan a ser rechazados o abandonados. Esta es una barrera que puede ser difícil de superar. 

Cómo la desconfianza viene de la infancia 

La desconfianza también puede ser un problema. Esta desconfianza puede ser el resultado de experiencias infantiles donde el amor y la atención no fueron consistentes o confiables. Como resultado, pueden dificultarse a confiar en los demás y a construir relaciones sólidas. 

El rechazo y cómo se gestiona 

El temor al rechazo es otra dificultad común. Aquellos que han crecido sintiéndose no amados pueden desarrollar mecanismos de defensa para evitar este dolor. Pueden mantener a las personas a distancia, o evitar situaciones que puedan llevar a un posible rechazo. 

La búsqueda de aprobación constante 

La necesidad de aprobación puede ser otra consecuencia de no sentirse amado. Aquellos que han crecido sintiéndose no amados puede que busquen constantemente la aprobación de los demás, en un intento por llenar el vacío que sienten. 

El peligro de buscar siempre el reconocimiento ajeno 

Este hábito puede ser peligroso, ya que puede llevar a la persona a buscar la validación externa en lugar de desarrollar una sensación saludable de autoestima. Esto puede llevar a un ciclo de insatisfacción, ya que la aprobación de los demás es efímera y cambiante. 

Entender estas conductas y patrones puede ser el primer paso para procesar y superar estas dificultades. No se trata de buscar culpables, sino de entender cómo estas experiencias tempranas han moldeado la percepción de uno mismo y de las relaciones con los demás. 

 

Estefanía López Paulín
Contacto: [email protected]
Número: 4881154435 

Mostrar más
Botón volver arriba