SLP

Elucubraciones: El fracaso de Rita y la crisis en Morena

Por El Gato Filósofo

El pasado 4 de junio, Rita Ozalia Rodríguez Velázquez, quien resultó electa como presidenta estatal de Morena en agosto de 2022 y en los últimos meses fue candidata del mismo partido al Senado de la República, ofreció una rueda de prensa para dar un balance de los resultados obtenidos en el proceso electoral. Ufana, dijo estar satisfecha con los resultados obtenidos, a pesar de los pocos espacios que se consiguieron en las urnas y presumió que fue, justamente el Movimiento de Regeneración Nacional, quien más votos le dio a Claudia Sheinbaum en San Luis Potosí.

Rita presumió que el partido ha crecido e intentó minimizar su apabullante derrota ante las huestes del Partido Verde y la fuerza del PRIAN. Dijo que, independientemente de haber quedado en el tercer lugar, estaba contenta porque ella había logrado sumar más votos que su antecesor, el todavía senador Primo Dothé Mata, quien, en 2018, sí ganó la curul en la Cámara Alta. En la rueda de prensa, Rita retó a los comunicadores y hasta les pidió que verificaran la información. Como la memoria no me funciona muy bien y no tenía los datos presentes, tuve que revisar los reportes oficiales y, como diría el Peje, ¡Tengo otros datos!

Según el último reporte del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), Rita Ozalia consiguió, este 2024, un total de 254 mil 833 votos a su favor, mientras que, en el 2018, Primo Dothé sumó 379 mil 627 sufragios efectivos. En otras palabras, Rita se quedó 124 mil 794 votos abajo y la 4T perdió casi el 33 por ciento de votos en la elección para el Senado. Sí, dirán que a Primo se le suman también los votos del PT y del PES; es verdad, pero tan sólo los de Morena, en ese año, fueron 306 mil 559. Muchos más de los que sacó Rita. En efecto, la hermana de Rosa Icela (la secretaria federal de Seguridad) miente, porque Morena no creció, Morena tuvo una caída estrepitosa.

¿Cómo es posible este suceso? Es posible porque Rita fue muy mala candidata; no supo aterrizar el proyecto de la 4T y emplearlo en su beneficio, no supo conectar con la gente, no fue capaz de emprender una campaña exitosa, no supo sacarle provecho a todo el dinero y la estructura que le prestaron desde la Federación. En 2018, no había programas, ni dinero, ni una hermana poderosa para potenciar una campaña y, a pesar de todo eso, los resultados fueron mejores.

Rita ha quedado a deber mucho; no hay un crecimiento real en Morena. El partido está en crisis. No se construyeron cuadros y se entregaron las candidaturas a perfiles poco competitivos y altamente cuestionables. No hay visión de trabajo ni de proyecto. No se sabe qué se está haciendo o cómo se debe hacer. Al final, parecen ser ciertas esas denuncias de los mismos morenistas que acusan el uso indebido del partido para beneficios personales.

Hay mucho que hablar de esto. Ya les contaré más adelante el chisme que me trajeron unos compas gatunos sobre la relación de Rita, Morena y los altos mandos del Verde. Los dejo con la duda para que me lean en la próxima.

Cavilaciones:

Primera. Algo raro ocurre en los comités municipales electorales de Ciudad Valles y San Luis Potosí que la andan haciendo muy cansada para entregar las constancias de mayoría a los candidatos ganadores. David Medina y Enrique Galindo deberán esperar a que las autoridades electorales corrijan errores. Ojalá que no haya mano negra detrás de estas inusuales conductas de los organismos.

Segunda: A David Azuara, el único diputado federal de oposición por San Luis Potosí, se le vio muy contento anoche junto a Enrique Galindo, alcalde reelecto de la capital. Azuara tendrá un gran reto; lidiar con la aplanadora de Morena y sus aliados en la Cámara de Diputados. Suerte al joven legislador.

Tercera: En los tejados del Poder Legislativo se perciben ronroneos y maullidos de los diputados que ya se ven sin futuro político. En años anteriores, los incrustaban en la nómina del Gobierno como aviadores VIP, pero eso no se ve muy posible en el Gallardato ¡Miau!

Mostrar más
Botón volver arriba