ColumnasColumnas (destacadas)

Así afecta el calor a nuestro cerebro

Se han realizado estudios que muestran cómo las áreas del cerebro responsables de resolver tareas cognitivas complejas se ven afectadas por el estrés por calor.  

Las sequías y las olas de calor han afectado a todo el país, y entre la preocupación del desabasto de agua y la ansiedad que esto provoca, sumado al calor intenso de las tardes de verano, tienen varios efectos en nuestra salud física (como la deshidratación) y mental.  

A nivel mental, el calor nos afecta en nuestra capacidad de pensar y razonar, además de resolver problemas mentales, las investigaciones realizadas en Europa muestran como las personas que pasaron una ola de calor en una habitación sin aire acondicionado se desempeñaban peor que sus compañeros que si tuvieron aire acondicionado.  

El hipotálamo es la parte del cerebro que se encarga de regular la temperatura corporal, manteniéndola siempre a menos de 37°c, independientemente de la temperatura del exterior, pero cuando nuestro cuerpo alcanza temperaturas por encima de los 40°c, el hipotálamo deja de funcionar correctamente, es entonces cuando las personas podemos sufrir un golpe de calor.  

En esta situación el sistema nervioso se ve vulnerable, como el hipotálamo tiene que trabajar y concentrarse exclusivamente en regular la temperatura corporal deja en segundo plano funciones vitales como la atención, se hacen más lentas las respuestas, además de afectar nuestro estado de ánimo, causando irritabilidad y confusión.  

Los cambios que hemos visto en las estaciones es resultado del cambio climático inducido por nosotros mismos, los seres humanos, esto causa estrés, ansiedad e incluso aumento en episodios maníacos. 

La eficacia de fármacos importantes utilizados para tratar enfermedades psiquiátricas puede reducirse por los efectos del calor, muchos medicamentos aumentan el riesgo de muerte relacionada con el calor, por ejemplo, los antipsicóticos, que pueden hacer pasar por alto la sed y provocar deshidratación.

 

Es por eso que en estos días de calor intenso procuremos no exponernos mucho tiempo y de forma directa en el sol, mantenernos hidratados, refrescarnos y usar protector solar, no olvide que, aunque el día esté nublado el sol sigue ahí, muchos por cuestiones de trabajo tienen que pasar horas bajo el sol, si ese es tu caso utiliza algo que cubra tu cabeza y no te genere calor, hidrátate bien y pasa el mayor tiempo que puedas bajo una sombra.  

 

 

 

 

Estefanía López Paulin
Contacto: [email protected]
Número: 4881154435

Botón volver arriba