ColumnasColumnas (destacadas)

Sonia Mendoza

Hace dos semanas se hizo de conocimiento público que los aspirantes de Acción Nacional a la gubernatura llevaron a cabo reunión privada para averiguar si tienen más en común que lo que les han hecho creer. Lo sucesivo ha sido; publicaciones con descalificaciones, difamaciones y tal vez hasta calumnias vulgarmente conocidas como guerra sucia direccionada hacia la única mujer convocada en la reunión mencionada, antes de estos sucesos se comentaba que esta tenía un nivel de aceptación que podría alcanzarle para enfrentar la batalla en caballo diferente, hoy se dice que;

“Existen 12 videograbaciones que contienen 16 horas de sobornos ofrecidos y aceptados por y para la entonces senadora y hoy diputada local que el señor Lozoya (quien en corto lo veremos en tierras aztecas) amaga con hacerlas públicas e invitar a la legisladora a unirse al baile, a lo que ella respondió tajantemente; si tiene con que, que lo haga” Confieso, en automático cavilé ¡pero que languidez de hombre! ¿Se tardó dieciséis horas en llevar a cabo un soborno? ¿Desconoce que ya hay tutoriales de cómo hacerlo en solo dos minutos, salir con ligas, cacahuates, novio nuevo, en hombros y con botella en mano? Eso explica porque viene de retache.

Superado esto, me noto incomoda al grado de sentir la oficiosa necesidad de externar mi opinión con el riesgo de abrir otro frente que no necesito y leo; “Pretende hacerse la víctima”, la congresista tiene el conocimiento de que la fuente es el periódico nacional el Reforma, dictándole la culpabilidad dentro de un juicio público basados en el atrevimiento al mostrarse retadora, mientras sin pudor recitaba el principio general del derecho; “el que afirma está obligado a probar” tras ese argumento decidí que este tema si es mi problema y debería ser de cada servidor público porque de la calumnia nadie está exento, por lo pronto hoy sigue siendo inocente, a propósito, solo vi la declaración de uno de sus compañero de la sonada unidad, ¿pues no estaban apenas hace dos semanas que unidos no serán vencidos?

Aunque si discrepo con la legisladora en las formas no en el fondo, tengo la firme creencia que  estas tácticas son para dominar a hombres y mujeres por igual el objetivo no es menguarla porque prefieran un varón, ellos le temen porque usted los amenaza en sus intereses no en su hombría, podría apostar que la mayoría hace tiempo la canjeó, vendió o en el mejor de los casos la tiene empeñada en algún prostíbulo, si de hombría se tratará creo que usted no tendría problemas para salir con la victoria como tengo la certeza de que la hubieran embestido con el mismo dolo solo diferente modo aunque su costumbre fuera el orinar de pie. Sostengo que definirlos como machistas es una muestra sincera de compasión y reconciliación de su parte, características necesarias para todo buen gobernante, pero en mi percepción es un error cuando lo que se quiere nombrar son conductas que rayan en la perversidad e ignorancia, aceptación no es resignación.

Con esto en mente es que le suplico en mi calidad de ciudadana potosina de la manera más bondadosa que me es posible, al ser usted la única mujer en esta contienda que no se permita olvidar ni convencer, estos actos son para quebrar su equilibrio mental y socavarla en su confianza, principios y valores, solo cuando se ha dado muerte al espíritu podemos ser derrotadas, no se confunda ellos no la quieren enlodada la quieren muerta en vida, pero tenga presente que  para que le roben en su propia casa primero debe permitir que le amarren las manos.

Diputada Sonia Mendoza es inevitable sentir tristeza pero la quiero invitar a sentir también; coraje, bravura, arrojo, determinación, atrevimiento, descaro, tenacidad, indisciplina y una desfachatez tan enorme que la dote de lo necesario para tomar determinaciones  y llevarlas hasta las últimas consecuencias ya que cuando la verdad y el derecho nos asisten y proclamamos que nuestra vocación es el otro, desde una posición de poder siendo el objetivo otro espacio público estas opciones legales ya no son su derecho, se convierten en su deber con sus compañeras diputadas y con toda mujer que aspire un cargo público al final hágalo solo por usted misma, ya basta de tanta impunidad, mi opinión es que al carajo todos los responsables de nivel nacional y local del color que sean,

Para reflexionar; Interpelan en la banqueta con afirmaciones y cuestionamientos donde se le dice al entrevistado que solo pretende hacerse la víctima, que un periódico nacional avala que recibió sobornos, que de cuanto fue el moche y que no los engaña así que mejor bájele a esa actitud retadora pero la interpelación no es para una legisladora es por ejemplo para el señor Edgardo Hernández Contreras acostumbrado a pararse y responder directo sin necesidad de manual de Carreño inclusive si la pregunta va acompañada de una R-15 en mano ¿si me explico porque las formas no pueden ser iguales entre desiguales? ¿exagero? Vayamos a la oficina del señor Rolando Hervert le diría eso con la posibilidad de que le responda poniéndose de pie con su 1.88 de estura y de paso con una levantadita de voz. ¿Por qué con la diputada si lo hicieron? El delito no es el qué sino el cómo.

Botón volver arriba