GONIERNO DEL ESTADO DE SAN LUIS POTOSI
Columnasvida sana (destacadas)

Sisifemia, el nuevo trastorno laboral.

Por Estefanía López

Cada vez son más las personas que viven abrumadas por su entorno laboral. Y puede ser una presión autoimpuesta o marcada desde fuera. Tanto es así, que ya nos hemos familiarizado con el conocido burnout laboral o síndrome del trabajador quemado.

El origen del término sisifemia tiene origen en un personaje mitológico, Sísifo, que fue condenado a empujar una roca gigante cuesta arriba, con el único objetivo de verla caer nuevamente y volver a repetir el proceso infinitamente. En el ámbito laboral actual, las personas que sufren de sisifemia se ven atrapadas en una rutina laboral interminable y desafiante, donde la búsqueda constante del éxito y del reconocimiento se convierte en su condena diaria.

La sisifemia implica una relación insana con el trabajo, donde la carga y las demandas laborales exceden nuestra capacidad para manejarlas de manera saludable. Este desequilibrio puede tener un impacto significativo en nuestra salud mental. Cuando dedicamos demasiada energía y tiempo al trabajo, a menudo a expensas de nuestro bienestar personal y social, nos arriesgamos a caer en un estado de agotamiento físico y emocional, a veces con consecuencias graves

Pero ¿cuáles son los síntomas que nos permiten saber si sufres del trastorno de Sisifemia?

  • La búsqueda constante de validación externa.
  • Autoexigencia perfeccionista.
  • Aislamiento social.
  • Agotamiento físico y mental.
  • Disminución de la concentración y problemas de memoria.
  • Dificultad para dormir.
  • Incapacidad para desconectar del trabajo.
  • Desánimo y sentimiento de incapacidad para resolver la tarea diaria
  • Episodios de ansiedad y cuadros de depresión.

Lo más notable físicamente es una fatiga constante y problemas para dormir bien. Mentalmente, nos enfrentamos a la ansiedad y al estrés, que nublan nuestra mente, robándonos la concentración y también la creatividad. En consecuencia, nos lleva a una irritabilidad que trasciende lo personal, afectando también las relaciones sociales.

Y esto es importante porque nos empuja al aislamiento o, por el contrario, genera conflictos con quienes nos rodean. Y en lo más profundo, estos desafíos impactan en cómo nos vemos a nosotros mismos, distorsionando nuestro autoconcepto y autopercepción, haciéndonos cuestionar nuestro valor y capacidades. Es un llamado a atender no solo nuestra salud física, sino también mental y emocional

En opinión de los expertos, la sisifemia afecta a una amplia gama de profesionales que se dedican a actividades de consultoría, comunicación, marketing, investigación, comerciales y sanidad entre otras.

Pero no todo está perdido, siempre podemos tomar algunas medidas que prevengan el desarrollo de trastornos como el burnout o la sisifemia:

  • Fomentar una cultura corporativa que promueva la autenticidad y el equilibrio en lugar de la perfección.
  • Hacer una correcta evaluación de riesgos psicosociales, así como implementar cambios organizativos que ayuden a minimizarlos.
  • Ofrecer programas de bienestar laboral y de apoyo a la salud mental para que las personas empleadas dispongan de herramientas.
  • Promover el desarrollo personal capacitando y formando a las personas en estrategias que ayuden a la prevención de este u otros trastornos
  • Respetar los horarios laborales, adecuar si es necesario la carga de trabajo a los efectivos profesionales, revisar los objetivos y promover la desconexión digital.

 

Estefanía López Paulín
Contacto: [email protected]
Número: 4881154435

Mostrar más
Botón volver arriba