México y el mundoMéxico y en el Mundo (destacadas)slider-home

Encerrados y sin comer, secta religiosa espera el fin del mundo

Integrantes de una secta religiosa en Colombia se encerró a esperar el fin del mundo, el cual supuestamente tendría lugar el jueves 28 de diciembre. Tras días de permanecer bajo estricto ayuno para purificar sus pecados, el esperado momento, no llegó.

Autoridades colombianas determinaron que unas 25 personas se encerraron durante más de dos semanas a esperar la llegada del salvador. Debido a que pasaron días sin alimentarse o salir causo alarma entre el resto de los vecinos.

Vigilia frente a la iglesia

Un nutrido grupo de personas se apostó frente a la vivienda que sirve como templo a la congregación evangélica Berea, cuyos integrantes llevaban más de dos semanas ayunando para “limpiarse” y que en la “nueva llegada del Mesías” estuvieran libres de pecados.

La Policía, funcionarios del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF, que se encarga de la niñez), y una gran cantidad de vecinos y curiosos se juntaron en la estrecha calle bajo un inclemente sol a la espera del desenlace de una historia que comenzó desde finales del año pasado.

El pastor Gabriel Alberto Ferrer Ruíz, líder de la secta y profesor de lingüística de la Universidad del Atlántico, presentó su carta de renuncia ante la rectoría de la institución en la cual decía que tuvo “una orden directa que me dio el Señor Todopoderoso”. A partir de ahí se dedicó a preparar a los feligreses para lo que debía ocurrir este jueves.

En la residencia del pastor

Mientras en Isabel López sus habitantes esperaban que ocurriera algo que no pasó, en Barranquilla, a la residencia Ferrer llegaron la Policía, el ICBF, y la Procuraduría para verificar la presencia de otras personas congregadas para recibir la “segunda llegada de Jesucristo”.

El Comandante Operativo de la Policía Distrito Norte, coronel Alex Suárez, dijo que tras la inspección al inmueble se pudo determinar que hay ocho personas de las cuales dos son menores de edad.

Las personas que están dentro del inmueble están voluntariamente y a motu proprio. No hay nadie retenido a la fuerza y están todos en perfectas condiciones físicas y de salud”, precisó el oficial.

Al final del día el pastor Ferrer publicó un video en el cual negó que los integrantes de su comunidad vayan a cometer un suicidio colectivo.

Con información de EFE

Seguiremos informando

Botón volver arriba