SLPSLP (destacadas)

San Luis Rey de Francia, patrono de los potosinos; legado de amor, lealtad y compasión

Este domingo, 25 de agosto, se conmemora un año más al santo patrono de nuestro estado y de nuestra capital. San Luis Rey de Francia deja su nombre para darnos una identidad como ciudadanos y como personas. San Luis Potosí es el único estado de la República Mexicana que tiene el nombre de un santo, por lo que debemos de conservar una esencia de paz y amor entre la sociedad.

Nacido el 25 de abril de 1214, Luis IX de Francia fue hijo de Luis VIII el León y de Blanca de Castilla. Luis IX fue ascendido al trono a la edad de 21 años cuando su padre falleció, obteniendo, así, toda una responsabilidad monárquica que en poco tiempo supo manejar. Perteneció a la Orden Franciscana fundada por San Francisco de Asís. Gracias al amor que desarrolló hacia Dios, así como a su alto sentido servicial, fundó varios monasterios y construyó la Santa Capilla en París, guardando ahí una gran cantidad de reliquias pertenecientes al cristianismo.

Cuando Luis IX reinaba Francia, rápidamente se concentró en reconciliar al pueblo con la nobleza, ya que no estaba de acuerdo que existiera la distinción entre la sociedad. Fue así como tomó de prioridad atender diariamente las quejas y peticiones de los pobres y desamparados, por lo que se dio a la tarea de recorrer todos los rincones de Francia para darse cuenta por sí mismo de las necesidades de sus súbditos.

Con su muerte se extinguieron las cruzadas, mismas que había promovido en vida contra los musulmanes, participando en la Séptima Cruzada que fue la que promovió la expulsión de los musulmanes de Tierra Santa.

Luis IX murió en Túnez el 25 de agosto de 1270. Sus restos fueron trasladados a Francia y depositados en la Basílica de Saint-Denis. Ahí fueron venerados por su pueblo que lo recordaba con mucho amor gracias a las acciones que en vida realizaba, relacionado siempre con una esencia de santidad, por lo que el Papa Bonifacio VIII lo canonizó en el año 1297 en la Iglesia de San Francisco de Orvieto, Italia.

Festejemos esta fecha, que dicho sea de paso es el último día de la Fenapo, para celebrarnos y darnos un tiempo de meditar en nuestras acciones que repercuten directamente entre nosotros como ciudadanos; debemos de procurar y conservar la paz y armonía , siempre sentando las bases para seguir manteniendo una ciudad limpia, tranquila, llena de valores y, sobre todo, de compromiso social.

¡Felices fiestas patronales a todos los sanluisinos!

Seguiremos informando

Botón volver arriba