SLP

Reprueban desaparición de Finaciera Nacional de Desarrollo

Es un claro reflejo de lo poco que le importa el campo al Gobierno Federal.

 

La decisión de extinguir el organismo público descentralizado denominado Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero (FND), por medio de la abrogación de la ley en la materia, es un claro reflejo de lo poco que le importa el campo al Gobierno Federal.

El diputado Edmundo Torrescano Medina señaló que, con esta medida se deja sin financiamiento al sector agropecuario, al tratarse de la principal institución financiera en México que apoya proyectos rurales, forestales, pesqueros y agropecuarios, generando una inminente disminución en el acceso al crédito, limitando su capacidad para invertir y crecer sus negocios.

“Es una institución que canalizaba los recursos financieros para proyectos de inversión en el sector agropecuario. Al desaparecer, los recursos financieros disponibles para los proyectos agropecuarios disminuirán, lo que limita el crecimiento económico y la creación de empleos en las zonas rurales”.

Edmundo Torrescano,

El diputado Edmundo Torrescano señaló que “esta medida expone la incompetencia para administrar la FND y ante eso no hay defensa, pues, la desaparición de la Financiera Nacional no es una situación que se haya decidido este año, corresponde a una estrategia diseñada desde hace años”.

En el año 2018, la Financiera colocó casi 74 mil millones de pesos en financiamiento. Para el año 2022 solamente colocó 30 mil millones de pesos, es decir, el 55 por ciento menos que al inicio de este sexenio. Además, las tasas preferenciales desaparecieron y subieron de 6.5 en el año 2018 a 16 y 18 por ciento en el año 2022.

Al eliminar la FND, los programas y proyectos que han contribuido a mejorar la producción de alimentos se verán altamente afectados y tendrán un impacto negativo en toda la población que era beneficiaria de estos programas, por lo que no hay ningún mecanismo que los supla.

Seguiremos informando

Mostrar más
Botón volver arriba