El tiempo - Tutiempo.net
Hoy es Viernes, 22 de Octubre del 2021

Regresos

Por Carlos Pérez García

agosto 21, 2021 por Redacción

Cosa de unas décadas antes de la actual globalización e integración económica a los Estados Unidos, reinaban los íconos López Mateos, Echeverría y López Portillo con nacionalizaciones o riquezas petroleras en un mundo cerrado y muy distinto al presente. Pero a otro se le ocurre forzar el regreso a presuntas glorias del pasado y el antepasado, sin reparar en que las graves crisis de esos años llevaron precisamente a las correcciones que llaman neoliberales (similares a las de casi todo el mundo).

Entre los escándalos o anécdotas de cada semana, oigan, es útil una pausa con algunos puntos o conceptos relevantes al cumplirse 33 meses de gobierno y justo antes de un Tercer Informe anual. Estimo que podemos hacerlo respecto a cinco descalificaciones que el presidente receta a quienes no lo seguimos con lealtad ciega en su nueva religión (no estamos en su contra, pero tampoco vamos a estar a favor y menos aceptaremos sus insultos). Veamos, pues.

  1. ¿CONSERVADORES? Aquí la confusión viene del uso de los términos ‘liberal o conservador’ del México del siglo XIX, cuando hoy su significado es diferente: liberal en economía se opone a su pensamiento, y en conjunto él no resulta liberal ni progresista. Si sus enemigos quieren conservar lo que hay, él es regresivo al volver a algo incluso anterior y ya superado.
  2. ¿NEOLIBERALES? Parecía que esto estaba referido a un modelo económico, pero con el tiempo el presidente lo ha asociado a lo que denomina “saqueo y privatización”. Actualmente la economía mexicana aún tiende a lo liberal y así habrá de seguir con ajustes menores, de modo que la descalificación sería más bien clasista.

III. ¿A FAVOR DE LA CORRUPCIÓN? De ninguna manera, claro. Tras más de 20 años contra la corrupción en los hechos y con propuestas, no se trata de “regresar” a una corrupción que no ha desaparecido sino de terminar de construir sistemas y políticas que sean eficaces para combatirla, desde lo jurídico hasta lo económico.

  1. ¿EN CONTRA DE UNA POLÍTICA SOCIAL? Estoy a favor de la creación de empleos productivos y bien remunerados, en una economía competitiva a nivel global con la participación activa de todos. No de la repartición de dinero en forma indiscriminada y sin temporalidad ni condiciones, aunque debe continuarse con mejor planeación y mayor cuidado.
  2. ¿EN CONTRA DEL CAMBIO (TRANSFORMACIÓN)? Tengo años a favor del cambio, sobre todo en lo social, con una economía pujante que disminuya en un grado significativo la pobreza, pero no a partir de ocurrencias e incongruencias que se vuelven contraproducentes. Para crecer y mejorar se debe incrementar —no destruir— la inversión privada con la adición y el manejo de la pública.

En fin, buena parte de lo que dice y hace el mandatario resulta insostenible a pesar de su rara narrativa. Disculpen que escriba aquí en primera persona del singular, pero con sus descalificaciones nos insulta y acusa directamente a muchos, por lo que las desmiento ahora mediante elementos personales muy breves y sencillos. Sin precisar todo ello nada se podría analizar o debatir.

Es grave que se haya dado a sí mismo un ascenso de presidente a dios (el Síndrome de Hibris), aunque pueda tratarse de un dios de segunda. Todos deberían rendirse a su misión mesiánica y se enfurece si no le cumplen sus deseos… Tampoco acredita avances ni solidez en una democracia.

No sería posible evaluar sin que se aclaren conceptos básicos y se evite la broma de “otros datos”. No podemos aceptar eso de que ‘somos una potencia por la distribución de la riqueza’, ni que ‘el manejo de la pandemia ha sido un gran éxito’; fíjense, la pobreza y la desigualdad están creciendo mientras que, digamos, los hechos complican el necesario regreso a clases.

* EL INE Y EL Tribunal Electoral son acosados por el actual presidente y sus huestes morenistas con la intención de que, después de dos elecciones nacionales no impugnadas (2018 y 2021), se olviden de su autonomía respecto al poder político. La consulta de agosto sería sólo un pretexto, ya que los agravios personales vienen de 2006 y de otras derrotas, a la vez que se tiene en mente el 2024.

Ambos órganos mantienen pendientes las resoluciones finales de los procesos electorales en varios estados, e incluso hay abogados que aquí se olvidan del Estado de Derecho en favor de decisiones políticas o pragmáticas. Esperemos que no se abuse de esto, pues a la larga vendría a ser demasiado oneroso.

cpgeneral@gmail.com

@cpgarcieral

¡Esto te interesa!

Apuntes, hoy o ayer

Por Carlos Pérez García ...

Contra…

Por Carlos Pérez García...

Un asiduo autoengaño

* Por Carlos Pérez...

‘Otros hechos’

Por: Carlos Pérez García...

Son libros

* Por Carlos Pérez...

Demo… demagogia

Por Carlos Perez García...