El tiempo - Tutiempo.net
Hoy es Domingo, 17 de Enero del 2021

Posdatas

Por Carlos Pérez García

diciembre 25, 2020 por Redacción

Acojo con gusto la amable invitación a escribir hoy unas líneas, pues este sábado 26 no se publica el periódico. Van ahora varios puntos.

A mí, oigan, ya me cansa machacar sobre lo que he venido descubriendo y finalmente me ha convencido. Supongo que a no a pocos lectores también, pero me doy por bien servido si al menos a uno o dos les ha sido útil.

[irp]

Trato siempre de no caer en críticas insultantes o anecdóticas, pero hay ciertos peligros con los que no es prudente ser tan tolerante. Mucho hay que lamentar y aprender, tal vez igual o más de lo que debemos agradecer (en algunos casos la vida, la salud, la lucidez). Parte es responsabilidad del gobierno (cada día más), parte no lo es ni lo será.

La salud y la economía se siguen complicando, y así tendrá que ser por un buen tiempo aun con vacunaciones y alteraciones en las políticas públicas. El crecimiento seguirá muy bajo sin mayor inversión privada ni pública.

Digamos, una triste nota se da en adición a todas esas inversiones productivas que, de manera increíble aun en un mundo al revés, se han venido rechazando, cancelando, interrumpiendo, posponiendo, ahuyentando. La agencia Bloomberg informa esta semana que alrededor de 200 proyectos de energía se fueron al limbo, en buena medida por la aversión presidencial a la inversión privada.

Veo que se trata de granjas de viento, plantas de gas natural y conjuntos de paneles solares que, como muchas otras iniciativas relevantes, significaban recursos, empleos, eficiencia, competitividad y bienestar. En verdad, creo, no podemos perder tanto en tan poco tiempo. ¡Esto no debe seguir así!

La nota habla de una inclinación nacionalista del presidente, y yo le agregaría anti-económica y anti-ambiental al forzar —contra todo— la protección y sobrevivencia de Pemex y CFE. A su vez, un amigo anota “México el retrógrada, México el anacrónico”. Sin duda, nuestro país no puede regresar a tiempos ya superados y tan diferentes aunque resulten atractivos para él y sus fieles. Hoy mucho de eso está totalmente fuera de tiempo: suena duro llamarlo ‘reaccionario y trasnochado’, pero todo ello no tiene nada de progresista ni de izquierda moderna.

En lo posible, habrá que aislar a los estados de ese tipo de distorsiones ideológicas que perjudican a tantos pobres que cada vez serán más (aunque los compensen con dinero que no es infinito). Podrán mejorar algunas cosas, pero lo prolongado de las crisis viene a ser fatal.

También habrá cambios a partir de las elecciones dentro de cinco meses en todo el país, aunque no para mejorar o empeorar en forma significativa lo que más nos interesa a nivel local. Así que el líder nacional de la 4T morenista está ya en plena campaña electoral sin tapabocas.

Eso sí, el miedo y la tristeza nos pueden debilitar si bien antes van a guiarnos con reflexión y precaución… para cuidar aún más nuestras decisiones personales. Habrá ataques, mentiras y mucha demagogia de todos lados, pero tenemos que desinfectar e identificar mejor las ideas. ¡Seamos felices!

* EN MI ARTÍCULO DEL sábado 19 se lee: “esta navidad la pandemia rebasará el doble del ‘escenario muy catastrófico’ que fijó en junio un funcionario indigno”. Pues la navidad es hoy y ayer fue su víspera (noche buena): el exceso de 100 por ciento sobre un desastre impensable se alcanzó antes, el día 23, y el principal responsable (subsecretario y vocero) andaba feliz en la risible sesión de fotos del arribo de la vacuna, que organizó el Canciller.

En fin, no le atiné y hay que reconocer los errorcitos, pues aceptar los errorzotes cuesta bastante más trabajo. Miren, ahora prácticamente todo lo malo se adelanta, y casi todo termina por confirmarse como peor de lo previsto. ¡Todo esto no debe seguir así! El país no va a aguantar la debacle económica, la elevada inseguridad, el deterioro social (desempleo y pobreza) o la costosa improductividad.

El presidente acepta que la pandemia es muy grave luego de 10 meses de serios errores o negaciones, y busca tapar un poco el pozo (de la irresponsabilidad) después del niño ahogado… con shows, vacunas y distractores. Al proteger a sus amigos médicos tan negligentes, se protege él mismo.

cpgeneral@gmail.com

@cpgarcieral

Compartir en Whatsapp