vida sana (destacadas)VIDA SANA, SALUD Y SEXO

¿Por qué sentimos miedo?

* Todo comienza en una región del cerebro llamada amígdala, que detecta las fuentes de peligro y desencadena sentimientos

El miedo, esa sensación de angustia ante un daño real o imaginario, es una emoción universal experimentada por todos los seres humanos. La Real Academia Española define el miedo como la aprensión de que algo contrario a lo que uno desea pueda suceder. Aunque todos lo experimentamos en ciertas situaciones, sería incorrecto afirmar que hay personas que viven completamente libres de miedo. Incluso la noche de Halloween, una festividad que se basa en el miedo, demuestra cómo esta emoción puede ser explotada para el entretenimiento.

Desde el punto de vista fisiológico, el miedo desencadena una serie de respuestas en el cuerpo humano. Todo comienza en una región del cerebro llamada amígdala, que detecta las fuentes de peligro y desencadena sentimientos de miedo y ansiedad. Este proceso activa áreas cerebrales involucradas en la preparación para luchar o huir, y también libera hormonas del estrés y activa el sistema nervioso simpático. Como resultado, el cerebro se hiperactiva, las pupilas y los bronquios se dilatan, la respiración se acelera, la frecuencia cardíaca y la presión arterial aumentan, y se incrementa el flujo de glucosa a los músculos. Al mismo tiempo, los órganos no vitales para la supervivencia se ralentizan.

Un estudio reciente publicado por la American Psychological Association sugiere que enfrentarse voluntariamente a situaciones intensas y negativas, como ver películas de terror o participar en actividades extremas como el bungee jumping, puede tener beneficios. Estas experiencias, contextualizadas dentro de un entorno seguro, permiten al cerebro entender que la amenaza no es real, convirtiendo la experiencia en algo más positivo que negativo.

Este tipo de exposición a situaciones negativas intensas, cuando son voluntarias, también puede ayudar a aprender a gestionar el estrés. Se cree que enfrentarse a situaciones estresantes puede mejorar la manera en que respondemos a futuras situaciones similares. Este fenómeno se basa en el modelo de calibración adaptativa de respuesta ante el estrés, que sugiere que la excitación ante experiencias estresantes puede mejorar nuestra capacidad para manejar emociones adversas de manera más efectiva.

En el estudio mencionado, los participantes que se expusieron voluntariamente a experiencias intensas y negativas reportaron haber disfrutado de la experiencia y sintieron que habían desafiado sus miedos, lo que llevó a la desactivación de ciertas áreas del cerebro. Esta respuesta es similar a la disminución de la actividad cerebral observada en otros estudios que han demostrado que esta disminución mejora la capacidad para enfrentar el estrés.

A pesar de las limitaciones del estudio, como la muestra de participantes que decidieron voluntariamente asistir a la actividad, los resultados sugieren que la exposición voluntaria a situaciones intensas y negativas puede servir como entrenamiento para aprender cómo reaccionar en diversas situaciones.

El miedo, entonces, no solo es una emoción, sino también una experiencia compleja que puede enseñarnos valiosas lecciones sobre cómo enfrentar el estrés y gestionar nuestras emociones en el futuro. La relación entre el miedo y el cuerpo humano sigue siendo un área fascinante de investigación que continúa revelando los intrincados vínculos entre nuestras emociones y nuestra fisiología.

Seguiremos informando.

 

Mostrar más
Botón volver arriba