Seguridad (destacadas)Seguridad y JusticiaSLPTitulares

En son de paz, a punta de pistola, policías de Arcadia someten a una familia en la Progreso

Por si no fueran pocas las acusaciones de agresiones y brutalidad por parte de elementos de la Policía Municipal que comanda Edgar Jiménez Arcadia, a través de una denuncia en video hecha por uno de nuestros seguidores, se aprecia como varios de los uniformados agreden y roban a una familia en la calle Mariotte, de la colonia Progreso. En un operativo hecho por 11 elementos municipales golpearon a una familia, y sin una orden, abrieron su casa y su vehículo.

Todo comenzó por una alerta sobre un problema entre familias en dicha calle, el pasado 6 de agosto, poco antes de las 5:00 de la tarde. Los hechos se dieron ante la mirada atónita de vecinos que prefirieron no involucrarse para no ser agredidos por los oficiales municipales.

En el lugar estuvieron cuatro patrullas, una de la Fuerza Metropolitana con número 2441, quienes sólo se dedicaron a ver el “espectáculo” sin involucrarse, pasó, se asomó y se fue; las otras tres unidades eran municipales, una era la 3590, otra la 3870 y el número de la tercera no se alcanza a ver ya que se encuentra muy lejos del cuadro de la grabación.

Desde el inicio del video, se aprecia cómo una mujer policía ahorca un sujeto, quien se aprecia ya fue golpeado en la cabeza previamente, mientras le estrella contra una camioneta y sólo se detiene hasta que interviene otra mujer; el sujeto sometido es jaloneado por otros dos elementos mientras se aprecia cómo lo amenazan.

En el mismo cuadro, del lado derecho, entre tres policías municipales arrastran a un señor de la tercera edad. Para defender al hombre, se atraviesa una de sus familiares con playera roja, la cual es detenida a la fuerza y empujada hacía la pared.

Con pistola y palos en mano, los uniformados someten a otro hombre de playera negra y, a pesar de que ya entre tres lo tienen detenido y esposado, uno más llega y le rocía en la cara el gas pimienta con el que cargan. En defensa de su familia, las mujeres reclaman la brutalidad a los policías municipales y en represalia comienzan también a rociarlas con su gas pimienta, mientras se aprecia la cara de burla de una de las mujeres policías.

Como acto seguido, la familia intenta resguardarse en su casa y en su camioneta; sin embargo, los policías golpean la entrada y la abren a la fuerza y vuelven a agredir a las personas adentro con gas pimienta para obligarlas a abrir la puerta.

Cuando empiezan a retirarse, uno de los policías regresa, abre la camioneta de la familia y llama a una de las mujeres para sacar de ahí un monedero y robarse el dinero en efectivo que traía. Parecía que ya se había calmado el operativo, una persona abre una de las puertas y otro policía aprovecha para volver a rociarlos con gas pimienta. Antes de irse, no dudaron en detenerse a la altura donde estaban los vehículos de los agredidos y volver a amenazar a las personas.

En todo momento, los oficiales se muestran agresivos, violentos e iracundos, no hay ni el más mínimo respeto por los derechos humanos. Como ya se ha comentado y criticado en ocasiones anteriores, los policías municipales realizan operativos agresivos contra la ciudadanía, pero cuando ocurren los verdaderos hechos criminales, brillan por su ausencia.

Seguiremos informando.

Botón volver arriba