Ciencia y Educación (destacadas)

El misterio detrás de las cabras escaladoras

*Se fundamenta en adaptaciones biomecánicas excepcionales

La habilidad de la cabra montés (Capra pyrenaica) para trepar terrenos escarpados siempre es motivo de asombro y admiración. Este ágil animal, endémico de los bosques y matorrales de la alta y media montaña de España y el norte de Portugal, asciende por pendientes casi verticales, ya sean picos, acantilados o presas, con una facilidad aparentemente innata.

La destreza de la cabra montés para la escala se fundamenta en adaptaciones biomecánicas excepcionales. Sus pezuñas, con dos dedos en cada una, terminados en una fuerte garra, y una almohadilla blanda, proporcionan tracción y agarre en superficies rocosas. Esta combinación permite a la cabra mantenerse estable, incluso en pendientes pronunciadas.

La estructura muscular en sus cuatro patas le permite mantener el equilibrio y saltar con agilidad para evitar puntos de agarre inestables. Su bajo centro de gravedad le permite inclinarse lateralmente, manteniendo siempre las cuatro patas en el suelo, incluso en paredes verticales.

La escalada de la cabra montés le otorga ventajas ecológicas. Puede acceder a lugares inaccesibles para otros herbívoros, buscando alimento sin competencia. Además, alcanza refugios seguros en las alturas, donde sus depredadores no pueden llegar, reduciendo el riesgo de depredación.

Este comportamiento tiene también un componente social. Las cabras no escalan individualmente, sino que presentan comportamientos coordinados dentro de sus grupos, con una cabra líder que toma la iniciativa.

La capacidad de la cabra montés para escalar ha inspirado a la ingeniería y la robótica. Se han explorado aplicaciones de biomimesis para crear robots capaces de sortear terrenos difíciles. Ingenieros han replicado las adaptaciones biomecánicas de las cabras en sistemas robóticos, con el potencial de realizar tareas de búsqueda y rescate o exploración en entornos peligrosos, tanto en la Tierra como en otros planetas.

La biomimesis del sistema de escalada de la cabra montés es un ejemplo de cómo la observación de la naturaleza puede inspirar innovaciones tecnológicas, cerrando la brecha entre la biología y la tecnología.

 

Seguiremos informando.

Mostrar más
Botón volver arriba