ColumnasColumnas (destacadas)SLPTitulares

Lorena Valle y Marcelo de los Santos, las ovaciones del 4o. Informe

El 4o. Informe de Gobierno del priista Juan Manuel Carreras López tuvo, como todos los eventos políticos, varias aristas que son dignas de mencionarse y, como en todo evento público, chascarrillos de los fanáticos de los poses, el vitoreo y las selfis.

Marcelo de los Santos, el ex gobernador panista que se llevó las palmas en el informe de Carreras.

Del informe en sí, hay que mencionarlo, la señora Lorena Valle, presidente del DIF Estatal, y el ex gobernador Marcelo de los Santos, se llevaron las ovaciones y aplausos por el excelente trabajo que desarrollaron a favor de los potosinos. Pero si algo llamó la atención de los que ponían atención, fue el deslindamiento que el gobernador Carreras hizo de su antecesor, tardío, pero por fin llegó. El góber anunció varias cifras, producto de la mejoría que hay en la economía de la entidad, respecto de su antecesor, el peor gobernador que haya tenido San Luis Potosí, Fernando Toranzo Fernández.

Quienes se encargaron de preparar el informe lo hicieron bien, cuatro años después han aprendido, hubo cifras alegres pero reales, aunque los elogios a la 4T fueron fuertes y claros, por lo demás, el informe fue muy aceptable.

Pero el chacoteo empezó afuera. Al inicio de la rampa que une el estacionamiento del Centro de Convenciones y el bulevar Rocha Cordero, la ambiciosa Marichuy instaló una lona de más de 5 metros para exigir que los potosinos le paguemos la humilde casita que se acaba de comprar con valor de 2 millones de pesos. Aunque debería estar desquitando los 30 mil pesos mensuales que le pagamos como burócrata de Gobierno del Estado, la doña se hizo presente para manifestarse contra todos los que, asegura, la han traicionado. Mientras Marichuy se desgañitaba contra el machismo opresor, el mamotreto que sirvió de base para la lona cayó encima de una sexagenaria, afortunadamente, sin mencionar el susto causado por el incidente, la situación no pasó a mayores, de lo contrario, los potosinos ya estaríamos debiéndole más como si nosotros la hubiéramos mandado.

La imprudencia que generó un accidente.

Los filtros de seguridad fueron discretos, dos arcos de metales era todo, sin pedir identificaciones como en otras ocasiones, el pase de acceso llegó por correo electrónico, bien hecho, para qué tanta faramalla.

Acudieron, por supuesto, todos los funcionarios públicos que están comprometidos a aplaudir al máximo líder, alcaldes, diputados locales, diputados federales, gobernadores de Aguascalientes y Zacatecas, Martín Orozco y Alejandro Tello, respectivamente, y Alito Moreno, el recién estrenado nuevo dirigente nacional del PRI, quien tuvo una reunión, después del informe, con la militancia potosina.

De diputados federales llamó la atención que no asistieron los panistas, ni los mundialmente desconocidos de MORENA. Tampoco estuvo Ricardo Gallardo Cardona, ni la senadora Leonor Noyola; estuvieron, eso sí y en primera fila, Sara Rocha, Frinné Azuara, el antorchista Lennin y el Verde, Óscar Bautista, quien hace unas semanas tragó saliva y sostuvo las muecas mientras su líder de bancada en San Lázaro, Arturo Escobar y Vega, destapó para la gubernatura de SLP al Pollito. Bautista, de corazón priista pero verde por oportunista, tuvo que aplaudir y felicitar al que, dijeron en la rueda de prensa, será su próximo candidato. El senador Marco Gama sí dijo presente.

Alejandro Leal Tovias

Los siempre oportunistas líderes de las inútiles cámaras empresariales se hicieron presentes, pero a nadie le interesa su opinión. Lo que sí llamó la atención fue el arribo, en bloque, del grupo de empresarios Chato López, Fernando López Palau y otros de ese grupo que sí lidera las inversiones y el rumbo de los negocios en San Luis Potosí.

Y porque en la política lo que parece es, merece un párrafo completo de esta crónica la ubicación donde el equipo de Protocolo del gobernador sentó a los alcaldes que sueñan con figurar, Xavier Nava Palacios, alcalde de San Luis, acompañado por su incondicional Sebastián Pérez, como apestados, fueron colocados al final de la fila. En mejor lugar estaban, por supuesto, el senador Marco Gama, Gabino Morales, los generales del Ejército, la secretaria de Economía Graciela Márquez Colín y mucho otros más. Xavi se tuvo que tragar el coraje y haciendo muecas durante todo el evento, aplaudió, como todos, los logros del gobernador.

Oso el que vivieron las alcaldesas de Villa de Reyes y Tamasopo, Érika Briones de Téllez y Rosalba Chavira, respectivamente. Las doñas no tenían silla asignada en el informe, la primera por traidora y la segunda por desconocida. Pero sus gatos se movilizaron y más rápido que de inmediato la “chica del PAN” le consiguió lugar a doña Kika y a la huasteca, luego de algunos minutos, presentaciones y bochornos, la acomodaron donde cupo.

El que no tiene vergüenza, ya todos lo sabíamos desde antes, es Cándido Ochoa, quien luego de orquestarle una manifestación de jueces al magistrado Cué, la cual le salió “pior”, porque una doñita los acusó de cochinos, trompudos y corruptos, el diputado quiso saludar al presidente del Supremo Tribunal Juan Paulo que, siempre educado y diplomático, supo sortear al ex torancista.

Otro de los que no desquita el salario y resultó intento de youtuber, fue el jefe de prensa de la CEGAIP, institución solapadora de la opacidad y malos manejos de alcaldes, Juan Carlos Ortiz, quien, a pesar de estar en horario laboral, se apersonó en el Centro de Convenciones, en todo momento era grabado por un asistente que lo seguía para todos lados como si de un reality show se tratara.

La que se sacó un diez fue la doctora Mónica Rangel, quien se hizo acompañar por un grupo de médicos y enfermeras; al final, en un video grupal, dijeron su total apoyo y respaldo al gobernador Juan Manuel Carreras.

Alejandro "Alito" Moreno en el informe de JCL

Los priistas traidores que le hicieron «su numerito» al nuevo líder nacional

Pero los que no tienen ni tantita pena son los priistas que, en la contienda para elegir a su dirigente nacional, se jugaron el pellejo con Ivonne Ortega, cilindrados por el robusto empresario Pablo Valladares. Aprovechando la presencia del triunfador Alito Moreno y la reunión que había anunciado como primer acercamiento con el priismo potosino, los oportunistas se le fueron con todo.

Encabezados por la desbordada Rebeca Terán, la cleptómana Rosa Huerta y el avergonzante Nacho Acosta, los viaalternistas quisieron sorprender a Alito, a grito abierto le exigieron equidad, transparencia, no discriminación ni revanchismo políticos. Rebeca, quien encabezó el movimiento contra la huasteca Yolanda Cepeda, que por más que toma cursos de refinamiento no puede desprenderse de sus costumbres de alcaldesa de pueblo, exigió que le dejen la dirigencia de las mujeres priistas, donde, por cierto, no ha hecho nada.

Rosa, a su vez, dijo que ella lo que quiere son las piñatas de navidad de la posada de diciembre de 2019 y el Nacho lo quiso todo, consciente de que no tendrá nada.

Mientras todos exigían y pedían que se trabajara, de verdad y con verdad, por el partido que dejaron morir, Alito ni se inmutó. Eso sí, a la hora de la foto se apretaron todos como muéganos y sonrieron para la foto. Claro, de este altercado priista no se menciona ni una coma en el boletín oficial.

Al sexenio de Juan Manuel Carreras le quedan dos años y dos informes que rendir. El mandatario ya comenzó a despedirse y quiere quedar en paz con todos los grupos, sectores y partidos. Aún le quedan dos discursos más pero sólo uno real, el último, el de 2021, ya no tendrá ni cámaras ni audiencia.

Seguiremos informando.

Botón volver arriba