El tiempo - Tutiempo.net
Sabado, 19 de Enero del 2019

Llega el cometa Wirtanen, que se podrá observar este domingo a simple vista

* El astro se acerca a su perihelio y alcanzará su punto más cercano al Sol el 16 de diciembre, el día que más brillará

diciembre 16, 2018

Aquellos que ven un cometa cruzando el cielo nocturno pueden sentir emoción, asombro o la sensación de que se avecina un desastre. En el pasado, la gente debatía sobre qué eran los cometas: un fenómeno atmosférico, un fuego en el cielo o una estrella con una cola como una escoba.

Este mes tendremos la oportunidad de comprobar qué descripción visual encaja mejor con la percepción de cada cual, porque está previsto que el cometa 46P/Wirtanen haga aparición a mediados de diciembre y será perfectamente visible.

Gracias al estudio que Edmond Halley hizo en el siglo XVII de lo que se conoce como el cometa Halley, los astrónomos descubrieron que los cometas están dentro de nuestro sistema solar. Tienen  órbitas muy elípticas o alargadas alrededor del Sol, que pueden llegar mucho más allá de Plutón.

Cuando los cometas están muy alejados del Sol no son nada especial. A menudo se les compara con unas bolas de nieve sucias. Pero a diferencia de un asteroide rocoso, un cometa también tiene gases congelados volátiles, como el metano, el monóxido de carbono, el dióxido de carbono y el amoníaco junto con sus núcleos de roca, hielo y polvo.

A medida que este astro se va acercando al Sol, el calor provoca que los elementos volátiles dejen de ser sólidos y se transformen en gases, en un proceso llamado sublimación. Gracias al agua, el metano, el dióxido de carbono y el amoníaco se crea la cola, la característica fundamental de los cometas, y también una nube brillante, llamada cabellera, alrededor de su núcleo.

En realidad, los cometas tienen dos colas distintas: una cola de polvo y otra de iones o gas. El viento solar y la presión de la radiación alejan las colas del Sol. La luz ultravioleta ioniza parte del material de la cola, creando un gas cargado que interacciona con el viento solar y acaba apuntando directamente al lado contrario del Sol. Y la cola de polvo no cargada todavía sigue la órbita del cometa, lo que hace que esta sea más curva.

Cuando sucede este proceso, se vuelve brillante y se convierte en un gran espectáculo. Sin embargo, resulta extremadamente difícil predecir lo brillante que será un cometa, porque nunca se sabe con exactitud cómo se comportarán los gases. Incluso medir el brillo es complicado. Al contrario que el brillo de una estrella, que se concentra en un solo punto desde nuestra perspectiva en la Tierra, el brillo de un cometa se dispersa sobre un área más grande.

El astrónomo Carl Wirtanen descubrió el cometa que lleva su nombre en 1948. Era un experto cazador de objetos estelares que empleó fotos del cielo nocturno para observar que se movía rápidamente, al menos hablando desde el punto de vista astronómico.

La órbita del cometa 46P/Wirtanen lo mantiene bastante cerca del Sol. Su afelio, o el punto más alejado del Sol, está a aproximadamente 5,1 unidades astronómicas (UA), que es justo un poco más grande que la órbita de Júpiter. Su perihelio, o su aproximación más cercana al Sol, está a aproximadamente 1 UA, más o menos la distancia de la Tierra al Sol. Tarda unos 5,4 años en recorrer esta trayectoria, lo que significa que es visible con bastante frecuencia en comparación con otros cometas famosos.

En estos momentos se acerca a su perihelio. Alcanzará su punto más cercano al Sol el 16 de diciembre, el día que más brillará.

El 46P/Wirtanen es un cometa especialmente activo –llamado cometa hiperactivo– y suele brillar más que otros cometas de un tamaño parecido. Esto lo convierte en un buen cometa para la observación. Las predicciones afirman que tendrá un brillo de hasta una magnitud 3, un poco más brillante que Megrez, la estrella más tenue del Carro. Sin embargo, algunas predicciones dicen que brillará a una magnitud de solo 7,6 lo que hará que sea imposible observarlo a simple vista. El objeto menos brillante percibible a simple vista es de una magnitud 6, en unas condiciones de observación perfectas. El sistema utilizado por los astrónomos va a la inversa: cuanto más pequeño es el número, más brillante es el objeto.

El signo “+” indica dónde puede ver el cometa 46P/Wirtanen las noches del 14 al 19 de diciembre. El gráfico muestra los puntos una hora después de la puesta del sol para una latitud de entre 40 y 90 grados. JOHN FRENCH, CC BY-ND

Las mejores condiciones para observar el 46P/Wirtanen es hacerlo en un cielo lo más oscuro posible y cuando el cometa sea más brillante (el 16 de diciembre). Estará entre la constelación de Tauro y el grupo de estrellas de las Pléyades.

Si no puede observarse a simple vista, unos prismáticos o un telescopio pequeño ayudarán. Ahora mismo es necesario un telescopio para verlo. Se puede empezar a seguirlo utilizando mapas que muestren su posición noche tras noche. Su ubicación en el cielo también significa que es visible para todos, menos en las latitudes extremas más meridionales.

La posición del cometa cerca de Tauro hace que sea ideal para observarlo toda la noche. Tauro está al este después de la puesta del Sol y se mueve hacia el oeste a lo largo de la noche.

¡Ojalá haya cielos despejados para observarlo! Después podrá decidir usted mismo si este cometa es un buen o un mal presagio para 2019.

Con información de El País.

Seguiremos informando.

Compartir en Whatsapp