El tiempo - Tutiempo.net
Miercoles, 19 de Junio del 2019

La próxima República

Por: Ramón Ortiz Aguirre

noviembre 17, 2018
amlo

“Nihil est tam difficile et arduum quod non humana mens vincat”.

(Nada es tan difícil y arduo que la mente humana no lo pueda vencer)

-Séneca

En unos cuantos días asumirá la presidencia de la República Andrés Manuel López Obrador, un hombre que ha llegado a base de lucha y trabajo a obtener el triunfo en la justa electoral del pasado mes de julio. Fuimos más de 30 millones de mexicanos los que, teniendo fe y deseo de un México distinto y mejor, votamos por él. La campaña electoral no fue nada fácil, pues se tuvo que luchar contra todo el sistema político que se enraizó en el territorio nacional reclamando para ellos la herencia de la Revolución, pero que, en realidad, lo único que fortalecieron fueron las raíces del México injusto y neoliberal, que no veía por la gran mayoría, sino por un pequeño sector de la población.

Me cuestionaba un amigo que cómo era posible que yo, siendo maestro universitario, empresario, amante de las letras y la comunicación, me hubiese decidido por dar mi voto a AMLO y no a cualquiera otro de los candidatos. Me dijo, también, que de verdad estaba loco y que era irracional. Yo lo escuché y lo sigo escuchando, leo y veo lo que publica en redes sociales, en los que emite comentarios desafortunados en contra de quienes buscamos un cambio. De hecho, cada vez que puede crítica lo que opino, pero eso no importa y estoy convencido que antes de tres años habrá cambiado su percepción de la realidad.

Algunos opinan que no es posible que el gobierno de la República esté representado por un hombre que acaba de cumplir 65 años. Dicen que es un viejo, cuando no se han puesto ante un espejo y, consecuentemente, no se han percatado que tienen esa misma edad. Son mayores, o acaso algo menores, y no por eso ellos son inútiles. Se les ha olvidado que los viejos tienen la sabiduría y la experiencia, como también se les ha olvidado que todos los presidentes neoliberales han ocupado la máxima magistratura antes de cumplir 50 años y que lo destacado ha sido que han hundido al país.

Sí, tengo fe en que las cosas tendrán que modificarse, tengo fe en que con el trabajo de todos México podrá empezar a cambiar, porque el cambio no se dará en seis años, si acaso comenzaremos a ver sus manifestaciones entonces. Sucede que luchar contra la corrupción es luchar contra una Medusa con su cabeza llena de serpientes y sus ojos malévolos, esos ojos con los que logra hipnotizar y embaucar.

Tengo esperanza en que las cosas se harán bien y se dará oportunidad a todos los mexicanos para hacerlo y lograrlo. Lo sé, porque en este país existen hombres valiosos y honestos, capaces en el trabajo científico, académico, humanístico y en todas las áreas de la labor humana, a pesar de que, por necesidad, muchos han tenido que marcharse del país o emplearse en otras actividades.

Por ejemplo, es tiempo de que los servicios médicos sean más eficientes y una manera de lograrlo es que no se dilapide el dinero en tonterías y obras mal hechas exprofeso. Ahí está el triste ejemplo de los quirófanos que se construyeron en el Hospital Central de San Luis Potosí y que tuvieron que ser demolidos sin haberse empleado, y todo porque se realizaron mal y, además, con costos altísimos. Es tiempo que los derechohabientes de los servicios de salud tengamos a nuestro alcance medicamentos y condiciones dignas de hospitalización, pero también de que médicos y enfermeras reciban salarios justos.

También llegó el momento de que más jóvenes tengan acceso a una mejor educación, objetiva y plural que permita que el desarrollo personal se vea reflejado en el desarrollo nacional.

Necesitamos que los impuestos que pagamos sean aplicados inteligente y HONRADAMENTE en beneficio de todos y no de unos cuantos. Se requiere que las grandes empresas paguen sus impuestos y que se reconsidere los que los empleados, obreros y profesionistas pagamos y que son verdaderamente leoninos, mientras los grandes capitales son beneficiados.

Creo en México y estoy confiado en que podemos cambiar, porque ya es tiempo de que vivamos en un país honesto, justo y equitativo.

Espero que en un tiempo razonablemente corto se puedan ver los resultados, que quienes ahora nos critican a los que buscamos un cambio y nos llaman chairos y locos. Comprendan que la mejor crítica es el trabajo y la esperanza de vivir en una nueva República.

Cuando esto escribo faltan 15 días para la toma de posesión del nuevo presidente y para ser mi cumpleaños y creo que ese día viviré un buen cumpleaños con esperanza de cambio.

Compartir en Whatsapp