El tiempo - Tutiempo.net
Hoy es Sabado, 21 de Septiembre del 2019

¡Es lo único que me faltaba!

Por Ramón Durón Ruíz (†) “El Filósofo de Güémez”

agosto 20, 2019 por Redacción

Cuántas cosas hay cuya riqueza y valor pasan inadvertidos para nosotros, por ejemplo: la palabra, no sólo es una expresión verbal o una alegoría escrita, es un poder que a través de las vibraciones de sus ondas sonoras, tiene el don de crear hechos en la vida.

Las palabras gracias y por favor, te dan un punto de referencia más amplio del cosmos, son dos expresiones que llenas de magia proyectan el significado de tu vida, alumbran tu camino, armonizan tus sentidos, simbolizan una profunda paz interior y con el universo, porque en sí mismas son dos enseñanzas plenas de la riqueza que provee la humildad.

Cuando te acostumbras a expresar gracias o por favor, tu cuerpo libera un químico llamado endorfina, que además de fortalecer tu sistema inmunológico, te provee de una vida plena y colmada de salud. Con ambas palabras tu alma se llena de un resplandor incandescente, a la vez que trasluce que adentro de ti anida un corazón pleno de los goces de la vida.

Otra riqueza que pasa desapercibida es tomarse de la mano, “que no sólo es romántico, también es terapéutico. Científicos en Neurología de las Universidades de Wisconsin y Virginia, descubrieron que las mujeres bajo extremo stress, al tomar las manos de su esposo sintieron inmediato alivio.

El toque de sus parejas las hizo sentir más confortablemente… El Dr. James A. Coan dice “El efecto de este simple gesto de apoyo, es que el cerebro y el cuerpo no tienen que trabajar más fuertemente para responder a una amenaza. Esto es un profundo tranquilizante”.

La próxima vez que te sientas estresado, toma una mano amiga, ambos se sentirán mejor. Tomar la mano supera quebrantos y heridas. Extiende la mano, porque hay sanidad en el toque.

La Biblia en Lucas 6:19 dice “Y toda la gente procuraba tocarle, porque poder salía de él y sanaba a todos.” “Y dondequiera que entraba, en aldeas, ciudades o campos, ponían en las calles a los que estaban enfermos, y le rogaban que les dejase tocar siquiera el borde de su manto; y todos los que le tocaban quedaban sanos. Marcos 6:561

Unir tu mano con la de otra persona, al ser suministro ilimitado de la riqueza del amor revitaliza tu energía, genera una sensación de prosperidad y tiene la magia de llenar el vacío en tu vida, que hace tolerable lo insoportable, tomarse de la mano renueva tu salud emocional, amistad y alegría.

Concluyo con la siguiente historia de humor del niño filosofito de Güémez, que HOY cuento para ti y que ha andado de boca en boca en el colectivo social. “Resulta que Sidriona, la maestra de la primaria del pueblo explicaba a sus alumnos el tema de la pobreza, hablaba de la pobreza extrema y también de la carencia alimentaria que laceran a millones de mexicanos.

El tema le daba pie a la mentora para que hablara de las diferencias entre pobres y ricos:

Pues ha de saber maestra –dice Gordiana parándose inmediatamente– que mi papá ¡tiene de todo!: casa, tv, celular, una camioneta nueva, rancho, caballos…

Muy bien, –dice la maestra– pero ¿tiene lancha?

Mmmmmm ¡no!

−Entonces – explica la maestra–  como ves ¡tu Papá no tiene todo!

¡Pero mi papa sí! –señala Respicio–  Tiene rancho, casa, tv, celular, camioneta nueva, caballos y lancha…

Pero, –inquiere la maestra–  ¿él tiene avión?

¡Noooo!

Entonces, –vuelve a decir la maestra– tampoco se puede decir ¡que él tiene todo!

Disculpe maestra, –dice el niño Filósofo con su ingenuidad provinciana– ¿sabe una cosa? ¡Mi papá ahora tiene todo!

¿Cómo crees filosofito? –comenta la maestra– si tu familia es muy humilde.

Sí maestra, en serio –responde el niño– mire usted, el fin de semana pasado Gordiana mi hermana le presentó a mi papá a su novio, un muchacho con pelo largo con picos de varios colores, con aretes en ambas orejas y en el ombligo, piercing en la lengua y los labios, lleno de tatuajes en el cuello, brazos y manos, pantalón guango de mezclilla y camiseta desgarrada, cuando lo vio mi papá, de inmediato exclamó:

— ‘Ingada Madre… ¡¡¡ES LO ÚNICO QUE ME FALTABA!!!

Compartir en Whatsapp