SLPTitulares

Luce Erika Briones, alcaldesa de Villa de Reyes, pulseras por 1 millón de pesos

«El pintalabios, toque de rímel / Moldeador como una artista de cine / Peluquería, crema hidratante / Y maquillaje que es belleza al instante  / Abrid la puerta que nos vamos pa’ la calle / Que a quién le importa lo que digan por ahí / Antes muerta que sencilla»

«Antes muerta que sencilla ay que sencilla ay que sencilla». Erika Briones dejó atrás, muy atrás, sus orígenes en los barrios marginados de Soledad de Graciano Sánchez, cuando estiraba las quincenas y hacía rendir los pesos y centavos a fin de salir bien con las cuentas. Ahora la alcaldesa no sabe de pobrezas, «antes muerta que sencilla ay que sencilla ay que sencilla». No hay evento en el que no salga a lucir cuerpazo, pelazo, rostrazo, el Cartier, el Channel, el Fendi, el Louis Vuitton, el Hermes, el Gucci, y hasta el Bvulgari, la señora lleva consigo, en todo evento al que sale, varios cientos de euros, en ropa y accesorios de diseñador, incluyendo una pulsera Cartier que, según la página de internet de la prestigiada marca francesa, cuesta 1 millón 62 mil pesos.

Durante un recorrido que hizo a lo que será el relleno sanitario municipal, la Briones llevó la costosa pulsera Cartier, aretes Bvulgari, sombrero texano, y un outfit que, dirían algunos, de gusto cuestionable, pero que se complementaba con las zapatillas, las pulseras, los aretes, las cadenas y la bolsa Fendi que, según la página de internet cuesta más de 3 mil euros.

Como la Briones es muy creyente, al lado de las pulseras y relojes de oro fino, lleva una medalla de San Benito, por aquello de las malas vibras, pero hasta el santo queda opacado y deslumbrado al estar junto a un reloj Cartier de 500 mil pesos, la señora gasta y mucho.

Villa de Reyes es el municipio más rico de San Luis Potosí, tiene en su territorio las armadoras de vehículos BMW y GM, además de cientos de empresas de proveeduría, sin embargo los habitantes están sumidos en la pobreza, el atraso y la marginación y eso se ve en las fotos que la misma alcaldesa publica en sus redes sociales.

Erika Luce sus modelitos, joyas y accesorios junto a los villareyenses que llevan ropa vieja, huaraches y tal vez nada en el estómago.

Los costosos gustos de Erika Briones por los zapatos, bolsas y accesorios de lujo la han llevado a comprar zapatillas Louis Vuitton, joyería Bvulgari, relojes y pulseras Cartier, bolsos Fendi, mascadas y camisas Hermes, cinturones Gucci. La alcaldesa camina por las calles de Villa de Reyes, sólo de 9 a 3, después regresa a su casa en la capital potosina, sin miedo, la cuida un séquito de guaruras que impide que pierda, extravíe o le roben alguno de sus costosos accesorios.

Erika Irazema Briones Pérez dejó muy atrás la pobreza que vivió en Soledad donde se aterraba los zapatos para conseguir el pan de cada día. Ahora, como alcaldesa, se sigue aterrando los zapatos, pero ahora en Villa de Reyes, pero son zapatillas, botas y botines carísimos que lleva a todos lados, pues, «antes muerta que sencilla».

Erika Briones es originaria de Soledad de Graciano Sánchez, es una mujer trabajadora que conoció la suerte cuando se cruzaron en su camino los Gallardo, quienes la apadrinaron, llevaron de ser una simple líder de colonia a dirigente estatal del PRD, diputada federal y alcaldesa, ya con dinero y poder traicionó a sus padrinos.

Erika, que tuvo una tienda de abarrotes en avenida Los Pinos en Soledad, tiene ahora propiedades en Soledad, San Luis, Villa de Reyes, Tierra Nueva y Real de Catorce, colecciona además de bolsos, zapatos, y accesorios caros, vehículos de lujo, y cambió las amistades de pueblo por los fifís. Está sumada al proyecto de Xavier Nava, quien la ha hecho sentir como parte de su círculo, sin embargo la clase alta potosina no acepta advenedizos, sólo los utiliza, lección que la alcaldesa aprenderá en su momento.

El pueblo de Villa de Reyes ve pasar el tiempo y con tristeza se ha dado cuenta que Erika Briones no les hará justicia ni los sacará de la pobreza y la marginación en la que los políticos corruptos los han hundido.

Pero no importa, nada importa, la Briones luce regia, «antes muerta que sencilla»…

Seguiremos informando.

Botón volver arriba