SLP

Elucubraciones: Sara, la rencorosa

Por El Gato Filósofo

Voy a empezar esta columna orando para que no agarre rencor contra mí la persona de la que voy a escribir, yo nomás soy un gatito que le da por opinar, por hablar de cosas fútiles y que disfruta de ejercer su derecho a la libertad de expresión; además, no me meto en cuestiones personales, yo nomás hablo de lo público, de lo que todos sabemos y de lo que se termina pagando con dinero del pueblo.

Ya que expié culpas, quiero decir que es de dar pena la actitud que ha tomado la dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Sara Rocha Medina, quien se está valiendo del decadente instituto político para cobrar venganza en contra de todos aquellos que han osado criticar su desempeño y que no comparten sus aspiraciones, tal como sucede con el diputado Edmundo Torrescano, a quien le abrió un proceso de expulsión por no haberse alineado a su avaro proyecto de adueñarse del partido, o de las ruinas que quedan de él, mismas que ha exprimido hasta el tope y con las que consiguió una diputación plurinominal para la próxima legislatura.

Sara demostró que es una presidenta rencorosa, que no le interesa el partido y menos la gente, porque es claro que ese discurso de que el PRI abandera causas sociales, nomás ya no se cree; primero está ella y después ella, luego sus amigos y familiares, los mismos que acomodó en el Consejo Político y en el propio Comité Directivo. Al final, cumplió lo que buscaba; un nuevo cargo, un hueso, como dicen en el argot popular.

Torrescano no esperó a ver cómo avanzaba tendenciosamente el proceso, seguramente pasaría lo mismo que ocurrió con la elección en la que Sara y Frinné consumaron sus intenciones. El Pecas decidió irse, pero hay que destacar que no es el único ¿Alguien ya se preguntó cuántos diputados le quedan al PRI? Yolanda se fue, Konishi se fue, Edmundo también. Nomás queda el Caco. Un diputado. Y la próxima legislatura, en esencia, será peor porque sólo tendrá dos, la mitad de los que consiguió en 2021. En sus rencores, pareciera que Sara no ha visto más allá y que, sin querer queriendo, está aniquilando este nicho.

Dicen que, en la lista negra de Sara, hay más perfiles priístas a los que busca enjuiciar y echarlos, sin importar experiencia, trayectoria o liderazgo. Ya veremos con quién se queda. Por cierto, que no se confunda con esa idea de que el PRI creció en la capital; los votos fueron de Galindo, no del PRI.

Cavilaciones:

Primera: En la Fiscalía General del Estado, consideran que a la titular, Manuelita García Cázares, le hace falta integrar un equipo operativo y de vicefiscales que tengan su misma capacidad y hablen su mismo idioma si es que quiere sacar adelante los casos difíciles y desesperados que comienzan a acumularse. No está la fiscal para improvisaciones.

Segunda: Dos noticias; una buena y una mala. La buena, la Oficialía Mayor del Gobierno del Estado le quitó prácticamente toda la operación administrativa al director del Sistema Educativo Estatal Regular (SEER), Crisógono Sánchez Lara. Lo cierto es que don Chógono se andaba yendo al sanitario y sin papel higiénico. La mala; el oficial mayor, don Noé Lara, salió peor ¡Miau!

Tercera: En el Congreso del Estado, los diputados de la LXIII Legislatura ya cerraron el changarro. Dicen los proveedores que paguen lo que deben y después que se tomen el chocolate.

Gatómetro: Hoy inauguramos el Gatómetro, dedicado a aquellos servidores públicos que son tan barberos, pero tan barberos, que casi, casi, les ponen un Oxxo a sus jefes. Se aceptan sugerencias.  El premio, hoy, es para el presidente del Patronato de la FENAPO, Luis Zamudio, que no tiene empacho en presumir su estrecha relación con el gobernador y los negocios que, jura, hacen juntos ¡Prrrrr!

Mostrar más
Botón volver arriba