SLP

Elucubraciones: Justicia para Gabino

Por El Gato Filósofo

Morena, como partido político, tiene el don o la maldición de traicionar, relegar y maltratar a quiénes le han ayudado a consolidarse, comenzando por el propio pueblo mexicano que, sin duda alguna, depositó toda su confianza en este instituto con la esperanza de que le diera un nuevo rostro a México y, como se ha podido ver, la realidad es una muy diferente a la que se prometió.

Muchos de los perfiles más destacados, aquellos que estuvieron presentes cuando las vacas estaban flacas, en los puros huesos, recibieron una patada en el trasero por parte de los voraces y advenedizos liderazgos que lograron colarse hasta lo más alto y, es que, los que estaban al inicio, se mostraban desinteresados o lo hacían sin fines de lucro, mientras que los que se sumaron después, le vieron el signo de pesos y la posibilidad de hacer fortuna a costa de las causas sociales.

Así, podemos mencionar muchos nombres de los liderazgos morenistas que estuvieron en el inicio; los que se dicen fundadores y que, ahora, sabrá Dios dónde están porque su partido los hizo a un lado. Sergio Serrano anduvo mendigando que lo incluyeran en las encuestas para el actual proceso electoral a pesar de que, en 2015, dio la cara para ganar unos tres votos en las urnas; Primo Dothé incluso ayudó a Mario Delgado a llegar a la presidencia nacional de Morena, pero cuando el dirigente tomó funciones, lo desconoció; Gabino Morales, por su parte, forma parte del movimiento desde antes de lograra el registro como partido, enfrentó a la oposición local como delegado del Bienestar y, ahora que tenía la posibilidad de luchar por una curul en el Senado, lo ningunearon y le dijeron que no.

Morena es un partido malagradecido y de eso hay muchos ejemplos. Por eso, luego de que este jueves se diera a conocer la lista de candidatos a diputados federales plurinominales, supuestamente resultado de la insaculación, fue recibida con beneplácito la noticia de que Gabino Morales figuraba en una posición con amplias posibilidades de llegar a San Lázaro. Para los simpatizantes del Movimiento de Regeneración Nacional, esto fue un acto de justicia, porque se le revaloró como líder y, al mismo tiempo, se reconoció el trabajo que ha hecho en la entidad para consolidar la Cuarta Transformación o, de mínimo, se le premió por haber aguantado tanto golpe.

El Movimiento de Regeneración Nacional necesita regenerarse desde su interior, porque tiene mucha gente herida y lo peor del caso es que han sido sus propios líderes quienes los han lastimado.

Cavilaciones:

Primera: La controversia por la operación de la planta Tenorio está alcanzando niveles de alto riesgo. Según los que saben, hay un circuito de cárcamos que se construyó durante la administración de Victoria Labastida para conducir las aguas negras que afectaban a, al menos, 20 colonias de Villa de Pozos, pero la zona se ha repoblado de manera importante, así que, ahora, el número de afectados por un eventual desborde de aguas residuales amenaza también a Soledad. Se dice, inclusive, que la derrama de aguas negras afectaría ranchos que son propiedad del exalcalde de San Luis y Soledad, Ricardo Gallardo Juárez. Que alguien le explique al Gobierno la gravedad de la situación.

Segunda: El alcalde de Matehuala, Franco Coronado, le está dando otro nivel al cargo. Hace unos días, se reunió con el cónsul general de Estados Unidos en Monterrey, Roger Riguard. Por fin, la administración municipal le da a Matehuala la estatura y dignidad que el pueblo merece. El Gato Filósofo le otorga un Cascabel Dorado al joven edil del Altiplano.

Tercera: A propósito de causas justas, parece que, por fin, el PAN le hará justicia a Lidia Argüello. La abogada, leal y eterna defensora de los principios panistas, encabeza la lista plurinominal de diputados locales. Si no hay cambios, Acción Nacional tendrá una digna representante en la próxima Legislatura ¡Ya era hora!

Mostrar más
Botón volver arriba