SLP

Elucubraciones: El harakiri del PRI

Por El Gato Filósofo

Los priístas de México, los pocos que quedan, decidieron que, por su propio gusto y cuenta, quieren morir a como dé lugar. Algunos dirían que se aplican el harakiri, una forma de suicidio que se practica en Japón, ya sea por honor o porque alguien poderoso lo ordena.

Sí, los priístas se hacen el harakiri y disfrutan haciéndolo, peleando por los despojos del otrora partidazo. Curiosamente, en este episodio de la historia del Revolucionario Institucional, eligen al gran verdugo y hasta incienso le soplan.

Se trata de Alejandro «Alito» Moreno, el Tlatoani de la Derrota, el monstruo de mil cabezas que decidió que el partido es suyo y, con la ayuda de un grupo de sus lugartenientes, se sienta en la dirigencia con la misión de lograr que no quede nada del tricolor.

Para el gusto de este felino, no se necesitan tantos años para terminar de matar al PRI, pero puede que le aplique una muerte lenta y cara, cuyas regalías irán a parar a sus bolsillos y a los de sus cercanos.

En San Luis Potosí, Alito Moreno está empeñado en repetir la dosis con Sara Rocha, diputada local plurinominal electa, en la dirigencia. Con ella, buscará, desde las alturas, impedir que el PRIAN hagan coalición para ir por la gubernatura en el 2027, en un intento por desactivar al alcalde de la capital, Enrique Galindo, a quien le quiso frustrar la reelección.

El amo del priísmo será el principal adversario de Galindo en los siguientes meses y, una vez que se encarrile la próxima presidenta de México, Claudia Sheinbaum, verá si puede acabarlo. El tiro está cantado; los galindistas lo saben y saben también que, para salvar este obstáculo llamado PRI, tendrán que buscar un «Plan B».

El harakiri está en marcha, la muerte del PRI está en curso, pero mientras alguien muere, se está gestando un nuevo partido. Esperen noticias.

Cavilaciones:

Primera: En la Secretaría de Turismo, dicen, va una diputada huasteca. Adivinen quién es ¡Miau!

Segunda: Que los abogados del antro Rich agarraron línea directa con el secretario general de Gobierno, Lupe Torres, y eso ha permitido que en el juicio que se sigue a tres personas, presuntas responsables, los empresarios se conduzcan flojitos y cooperando.

Tercera: El pleito entre la Comisión Estatal del Agua y la empresa Aquos, responsable del manejo del sistema de agua potable de El Realito, vive un nuevo episodio, pero por la ignorancia de ciertos perfiles. Y es que, es verdad que los titulares de la CEA saben de agua lo que este gato de Química-Cuántica-Astronómica-Biológica ¡Chale! Si no le entienden, que renuncien.

Maullido: ¿Quién le ganó al América? ¿Quién?

Mostrar más
Botón volver arriba