GONIERNO DEL ESTADO DE SAN LUIS POTOSI
Uncategorized

El cambio climático afectará el género en el embarazo

El calentamiento global tendrá numerosos efectos en nuestro planeta, pero también puede impactar directamente nuestra biología humana.

Específicamente, el cambio climático podría alterar la proporción de recién nacidos de sexo masculino y femenino, de tal forma que en lugares donde las temperaturas aumentan podrían nacer más hombres y nacerían menos en lugares con otros cambios ambientales, como la sequía o los incendios forestales causados por el calentamiento global.

Un estudio reciente en Japón encontró una relación entre las fluctuaciones de las temperaturas y una menor proporción de niños con respecto a niñas al nacer, pues las concepciones de niños son especialmente vulnerables a factores externos de estrés, escribió el doctor Misao Fukuda, autor principal del estudio y fundador del M&K Health Institute en Hyogo.

El verano pasado, Fukuda y sus colegas publicaron otro estudio analizando los nacimientos en áreas afectadas por eventos ambientales que causaron un estrés extremo. Incluían la prefectura de Hyogo tras el terremoto de Kobe en 1995; la región de Tohoku después del Gran Terremoto de Japón Oriental de 2011 (y el subsiguiente desastre nuclear en la central de Fukushima Daichii); y la prefectura de Kumamoto después de los terremotos de 2016.

Nueve meses después de estos desastres, la proporción de bebés varones nacidos en estas prefecturas disminuyó entre un 6 y un 14% con respecto al año anterior. Estos datos apoyan la idea de que el estrés afecta la gestación, lo que a su vez altera la proporción de sexos en los recién nacidos, escribieron Fukuda y sus coautores.

El estrés derivado directamente de los «eventos climáticos causados por el calentamiento global» también podría afectar la proporción de sexos, describió Fukuda. Aunque los científicos no saben cómo afecta el estrés a la gestación, Fukuda teoriza que la vulnerabilidad al estrés de las células espermáticas que portan el cromosoma Y, los embriones masculinos y/o los fetos masculinos es la razón por la que se producen «cambios significativos sutiles en la proporción de sexos».

La proporción en recién nacidos

Los científicos creen que la proporción de sexos es igual en la concepción, explicó Steven Orzack, presidente e investigador senior del Fresh Pond Research Institute en Cambridge, Massachusetts. Sin embargo, más de la mitad de todas las concepciones humanas mueren durante la gestación, y esto resulta en un desequilibrio en la proporción varones/hembras al nacer.

«En términos generales, mueren más hembras durante el embarazo que varones. Por eso es que hay un número excesivo de varones al nacer», dijo Orzack, quien ha publicado investigaciones sobre este tema.

Ray Catalano, profesor de la escuela de salud pública de la Universidad de California en Berkeley, explicó que el proceso de selección natural en el útero es la razón por la cual las muertes ocurren durante la gestación.

La biología de la madre aborta espontáneamente algunas concepciones , pero no otras. Los factores que filtran quiénes «pasan» desde la concepción hasta el nacimiento incluyen las anomalías cromosómicas o genéticas del feto o la respuesta de estrés de la madre a los cambios en su entorno, dijo Catalano.

Debido a que los ovarios de un feto femenino contienen todos los óvulos que alguna vez producirá, la posibilidad de que se encuentren defectos genéticos en él (y sus óvulos, que representan a sus potenciales hijos) es mayor que la posibilidad de defectos en un feto masculino, que solo lleva sus propios genes.

En todo el mundo, la proporción al momento de nacer promedia 103 a 106 hombres nacidos por cada 100 mujeres, explicó Catalano. En parte, esto es el resultado del hecho de que un bebé varón es «un organismo relativamente frágil», dijo. «En toda sociedad, en cualquier año, el ser humano con mayor probabilidad de morir [prematuramente] son los bebés varones. Y eso es cierto para todas las sociedades de las que tenemos datos». Aunque las razones no se entiendan, algunos científicos creen que los niños son biológicamente más débiles y más susceptibles a las enfermedades y muerte prematura.

La teoría general de por qué la proporción de sexos no es igual en el momento del nacimiento es que si quieres que la proporción de sexos sea 50:50 al momento de la edad reproductiva, quieres que haya unos cuantos varones más que mujeres al nacer, ya que es más probable que mueran más varones que mujeres en la primera infancia, dijo Catalano.

Lo que descubrió Catalano al estudiar las poblaciones de daneses, finlandeses, noruegos y suecos nacidos entre 1878 y 1914 es que los años más fríos se tradujeron en menos nacimientos de varones; sin embargo, los años con menos varones significaban niños más fuertes, que tenían menos probabilidades de morir en la infancia. Estos niños se convirtieron en hombres que tenían un número de hijos mayor al esperado. Esto es evidencia del proceso de selección in utero, dijo.

Los efectos del calentamiento global también influirán en el proceso de selección in utero, dijo Catalano.

El planeta está atravesando un proceso de cambio rápido. «Si empiezas a cambiar el entorno de forma relativamente rápida (100 o 150 años, en la escala de tiempo evolutivo, es un parpadeo) significa que vas a cambiar el entorno en el que se producen las gestaciones humanas», señaló Catalano.

Si sumamos a eso el hecho de que los modelos de cambio climático no solo predicen que la Tierra se calentará, «sino que predicen que las cosas se volverán menos predecibles», tendremos mayores oscilaciones de temperatura con máximos más altos, mínimos más bajos y oscilaciones más rápidas entre los dos extremos.

El clima extremo y los efectos ambientales posteriores, como las sequías, probablemente causarán estrés en los humanos.

Es probable que ese estrés afecte la proporción de sexos al nacimiento, y luego habrá una adaptación humana, la respuesta evolutiva natural, dijo Catalano. «Cuando cambias el clima de la manera en que lo estamos cambiando, cambiarás profundamente las características de la población».

Temperaturas más cálidas

Samuli Helle, investigador de la Sección de Ecología del Departamento de Biología de la Universidad de Turku en Finlandia, también descubrió que «las temperaturas más cálidas traen hijos varones».

En su estudio sobre el pueblo sami del norte de Finlandia, también pudo cuantificar el efecto: por cada aumento de temperatura de 1 grado Celsius, hubo un aumento del 0.06% en la proporción de niños recién nacidos en comparación con niñas. Así, un aumento anual de 3 grados Celsius se traduciría en un aumento del 0.18% en la proporción de niños con respecto a niñas al momento del nacimiento.

Mostrar más
Botón volver arriba