vida sana (destacadas)VIDA SANA, SALUD Y SEXO

Edging; la técnica para disfrutar más del delicioso

* Se trata de un retraso del orgasmo para aumentar el placer

¿Quieres tener la mejor experiencia sexual de tu vida? Si la respuesta fue afirmativa, debes de probar el edging, una técnica que te ayudará a conseguir el máximo placer en el sexo.

¿Qué es el edging? Se trata de una técnica que combina aspectos físicos y psicológicos para conseguir eyaculaciones y orgasmos más intensos, y se logra a través del ida y vuelta en la intensidad del acto erótico.

Consejos para practicar edging

Si bien esta técnica suele ejecutarse de manera inconsciente— y es muy probable que alguna vez lo hayas hecho—, existen estrategias para mejorarla. Lo primordial es comunicarse con tu pareja, si lo realizas en conjunto, para que no se sorprenda si se extiende el acto.

Ir paso a paso
En principio, veamos cómo practicarlo de manera más específica.

  • Estimular a tu pareja y a ti mismo durante el sexo, al punto de quedar cerca del orgasmo.
  • En ese momento, en lugar de terminar, reducir el nivel de excitación. Variar la intensidad y buscar elementos de distracción es una vía efectiva para lograrlo.
  • La reducción del ritmo debe ser cuidadosa y gradual. No extenderse por mucho tiempo para no romper el clima. Lo importante es alejarse un poco del orgasmo.
  • Repetir el acto dos o tres veces hasta impulsar un deseo potente de terminar.
  • Estimular hasta llegar a un orgasmo más intenso, gracias a la liberación de mayor tensión y excitación acumuladas.

Pensar en otra cosa

Aunque parezca sencillo, no siempre es fácil detener o reducir el impulso. Una estrategia favorable es buscar elementos de distracción, como pensar en tareas pendientes que nada tengan que ver con sexo. Olvidarse por un instante del placer es un modo de controlar el orgasmo a partir del pensamiento.

Cambiar la postura

Modificar la postura implica un leve freno del acto que funciona para reducir la intensidad. Además, habilita la exploración y evita que caigamos en la monotonía. Existen numerosas posturas sexuales que puedes probar con tu pareja.

Considerar el tiempo

Si crees no tener problemas con el proceso del edging, pero te surgen dudas sobre el tiempo que puede sostenerse, considera dos o tres vueltas por acto. Se trata de una estimación general, ya que depende de cada persona, del vínculo íntimo que sostengan, del contexto y del deseo mutuo.

Seguirmeos informando.

Mostrar más
Botón volver arriba