Deportes

¿Dinero por ser educado? Revelan millonaria cláusula de Neymar

Neymar hizo historia con su marcha al PSG. El club francés anunció el pago de la astronómica cifra de 222 millones, pero el pasado viernes El Mundo desvelaba que el fichaje del brasileño procedente del FC Barcelona costó 489 millones de euros al club parisino y dejaba, además al descubierto su brutal salario.

Según los papeles, tras dejar el Barcelona, Neymar firmó un contrato en 2017 por el recibía, en bruto y durante cinco temporadas 43.334.400 euros, en la sexta aumenta a aún más salario hasta 50.556.117, unas cantidades desorbitantes y que sólo el PSG se puede permitir. Si ya estos datos son impresionantes, el diario El Mundo sigue descubriendo en exclusiva detalles significantes del contrato que firmó Neymar con el Paris Saint Germain al llegar procedente del Barcelona.

En la última información que aparece en el diario, se revela que el jugador brasileño recibe una cantidad de 541.680 euros brutos al mes por ser “cortés, puntual, amable y estar a disposición de los aficionados”, una cláusula que además incluye la prohibición de criticar públicamente los planteamientos tácticos propuestos por el club.

Bonus ético

A este cláusula, el club la ha denominado como bonus ético y le proporciona automáticamente unos ingresos de 6.500.160. Esta exigencia le obliga a “deber de saludar y dar las gracias a los hinchas antes y después de cada partido”.

Entre las múltiples condiciones del mencionado bonus ético, el delantero brasileño tiene la obligación de evitar “cualquier comentario público adverso sobre las opciones tácticas del equipo” y, por supuesto, “comentarios públicos negativos sobre el club, los que trabajan allí y los que lo apoyan”.

No es la primera vez que al brasileño le imponen una cláusula similar para firmar un contrato. En el documento firmado en agosto de 2017 con el club parisino se incluía también un bonus de 375.000 euros por buen comportamiento a añadir a sus emolumentos fijos que perdería en caso de no presentarse a entrenamientos, pelearse con compañeros o hablar con medios de comunicación sin el permiso explícito del club galo, entre otros aspectos.

Con información de La Razón

Seguiremos informando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba