SLPTitulares

Los contratos millonarios de Xavier Nava, confesados por el fuereño Sergio Leyva

Era el mediodía del 16 de septiembre de 2019, Sergio Leyva Ramírez, un chico Tec que se siente de izquierda, desayunaba en el restaurante Faz, acompañado por una pareja a la que desplegaba, en voz alta, de pronto a gritos, los negocios mejor guardados del presidente municipal Xavier Nava Palacios y su equipo cercano.

Leyva despepitó, en una especie de primer informe, las acciones de su amigo el alcalde, que tuvo a bien nombrarlo jefe de despacho de la Presidencia Municipal, con un salario, oficial, de 60 mil pesos al mes.

El funcionario, cuyo cargo no fue presupuestado y no existe considerado en el estructura orgánica de la administración capitalina, lucía desaliñado, traía una sudadero color azul y un short que revelaba su descuido personal, ocupó uno de los gabinetes en color verde del popular restaurante ubicado en avenida Chapultepec y desde ahí recitaba los secretos.

En todo momento hacía comparación a lo que se vive en Estados Unidos, particularmente en Texas, como si tuviera una fijación o un amor profundo por algo o alguien en ese estado de la unión americana.

En tono de presunción, dijo a sus interlocutores que se había firmado un contrato para mantenimiento de luminarias por mil 500 millones de pesos, se cree que a PANAVI, protagonista de un conflicto con el Congreso del Estado en la pasada legislatura, misma que se negó a aprobar un crédito, escándalo en el que también fueron protagonistas algunos empresarios potosinos como Carlos Torres Rodríguez, dueño de Global Media, y socio de Nissan Torres Corzo y otros proveedores del Ayuntamiento, financiadores en campaña del hoy edil. Negocio en el cual también se involucró a Juan Cristobal Salinas Occeli, mejor conocido como “el Charro”, hijo del ex presidente de México, Carlos Salinas de Gortari.

De este asunto, por el que hoy Xavier Nava firmó un contrato de mil 500 millones de pesos, según su colaborador Leyva Rodríguez, el 21 de noviembre de 2018 se informó que la empresa se comprometió, en 2015, a renovar en 90 días todo el alumbrado con lámparas LED, obviamente no cumplió. Nava Palacios dijo entonces que la alcaldía revisaba las alternativas para terminar anticipadamente el contrato con esa empresa, pero no sólo incumplió, sino que ahora le da un nuevo contrato por mantenimiento que asciende a mil 500 millones de pesos y sin pasar por el Congreso del Estado.

En la plática en la que Leyva no dejaba ni respirar a sus interlocutores, detalló que se invierten 200 millones de pesos en asfalto y que se tiene pensado invertir 400 más en la compra de una compresora que cacheará con asfalto en frío.

Ignorante de la historia de San Luis Potosí, de las conexiones políticas y económicas de los poderes fácticos y de muchas cosas más, el funcionario de origen chihuahueño, dijo a sus amigos que el tema de la basura también es un problema, pero que ese se los dejó Gallardo, ignorando que se trata de un problema histórico que se complicó en la administración del priista-verde Mario García Valdez.

Visiblemente emocionado dijo que el informe de su jefe Xavier Nava, será en el Centro de las Artes y que ahí dirá todo lo que ha hecho, aunque renegó de los recursos del Fondo de Seguridad (FORTASEG) que sólo alcanza “como para 4 salarios”.

Y ya encarrerado, el fuereño confesó que hace algunos días acompañó a Nava a la Ciudad de México para reunirse con el que aún era presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, para discutir, con él, sobre el centralismo o el federalismo, seguro Muñoz Ledo estaba muy impresionado.

Habrá aumento a los prediales

Sergio Leyva presumió también que se hará un estudio especial con el uso de drones para capear la ciudad, con el fin de ampliar la base de contribuyentes que deben pagar el predial, labor que se supone ya hizo el Registro Público de la Propiedad. La idea final de este proyecto es aumentar la contribución de los potosinos a las arcas municipales, establecer una nueva tasa impositiva con la intención de que paguen más los que más tienen, es decir, todos aquellos que votaron por Nava Palacios para presidente municipal.

Prudentes, la pareja que escuchaba al funcionario, poco interactuában, hacían preguntas generales de la ciudad, del Centro de las Artes y entonces, para demostrar su influencia, Sergio Leyva hizo una llamada telefónica a una “chica de protocolo” para que “les abra todo Palacio”. En la conferencia dijo a quien le atendió la llamada, que “unos amigos de México andan aquí y quiero que les enseñes el Palacio Municipal”. Intercambió algunas frases y al final dijo que iría por las llaves a su departamento para que los visitantes pudieran gozar de ese apapacho.

Leyva Ramírez, a quien los colaboradores de Xavier Nava consideran el responsable de los conflictos internos y de los disgustos de Sebastián Pérez con su jefe, hablaba de todo, entre ello, se dijo partidario de que se vuelva a cobrar la tenencia en los estados. Presumió también que quiso hacer diputada a la empresaria Adriana Marvely Costanzo, pero que ella desistió.

Seguro sus amigos se aburrieron de lo lindo, pues no conocen los entretelones de la política potosina, él tampoco, pero le echa ganas para intrigar entre el circulo cercano de Nava y sus aspiraciones.

El joven político, sin querer queriendo, adelantó el informe, ahora le toca al edil explicar por qué no ha hecho público la firma de ese contrato por mil 500 millones para mantenimiento de luminarias, a quién le está comprando el asfalto y cuánto piensa aumentar el predial.

Seguiremos informando.

Botón volver arriba