Ciencia y Educación (destacadas)

Los contaminantes más peligrosos del aire

*Los contaminantes primarios incluyen partículas finas, monóxido de carbono, óxidos de azufre y nitrógeno

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que la contaminación del aire, desde el smog urbano hasta el humo doméstico, representa una gran amenaza para la salud, el clima, la biodiversidad y los ecosistemas. En el Día Internacional del Aire Limpio por un cielo azul, es esencial comprender qué es la contaminación del aire, cómo se produce, sus consecuencias y cómo reducir su impacto.

El 7 de septiembre se celebra el Día Internacional del Aire Limpio por un cielo azul, designado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2019. Esta fecha busca generar conciencia y promover la participación global en la lucha contra la contaminación atmosférica. La OMS subraya que mejorar la calidad del aire trae múltiples beneficios para la salud, el desarrollo y el medio ambiente.

La contaminación del aire proviene de fuentes naturales y antropogénicas. Pablo Orellano, del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (Conicet), explica que la contaminación ocurre cuando se emiten gases y partículas al aire, acumulándose a niveles que afectan la salud y los ecosistemas. Jordi Pon, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), indica que estos contaminantes se generan principalmente durante procesos de combustión, como en motores de vehículos e industrias, y la quema de residuos.

Los contaminantes primarios incluyen partículas finas, monóxido de carbono, óxidos de azufre y nitrógeno, y compuestos orgánicos volátiles. Los contaminantes secundarios, como el ozono y el dióxido de carbono, se forman a partir de reacciones químicas entre los contaminantes primarios y otras sustancias en el aire.

El material particulado (PM) consiste en una mezcla de partículas sólidas y líquidas suspendidas en el aire, analizadas en dos tamaños: PM10 y PM2.5. Estas partículas, invisibles al ojo humano, pueden ingresar al organismo, causando diversos problemas de salud. El ozono, un contaminante secundario, se genera por reacciones químicas en presencia de luz ultravioleta y es uno de los principales componentes del smog fotoquímico.

Combatir la contaminación del aire requiere medidas desde gobiernos, empresas, sociedad civil e individuos. Adoptar tecnologías limpias, promover el transporte público, mejorar la eficiencia energética y fomentar la educación sobre la calidad del aire son pasos esenciales. Mejorar la calidad del aire beneficiará la salud pública y el medio ambiente, asegurando un futuro más sostenible para todos.

 

Seguiremos informando.

Mostrar más
Botón volver arriba