SLPTitulares

Boris Lozano, el nuevo alfil de los fifí para la gubernatura

Alejandro Lozano González alias “El Boris”, encabeza, desde hace meses, un proyecto para convertirse en gobernador de San Luis Potosí en el 2021 y constituye el reemplazo de Xavier Nava Palacios, a quien lo grupos de poder fáctico potosinos consideran como “un error de estrategia”.

Boris tiene una larga trayectoria académica en instituciones como Harvard (no la del Mijis), Oxford y Cambridge. Cuando fue diputado local en la LX Legislatura logró ponerse a salvo de las tentaciones del poder y consolidó diversas iniciativas que se convirtieron en leyes. Es pionero en la protección legal de los animales y a pesar de que la otrora aplanadora priista conspiraba en su contra, aguantaba estoico las campañas negras.

En la elección de 2015 le negaron la posibilidad de competir por la alcaldía capitalina, misma que el PAN perdió contra Ricardo Gallardo, y en el 2018 intentó, desesperadamente pero a destiempo, buscar encabezar la fórmula al Senado de la República, no pudo, así que regresó a su cargo en Roma.

Por estos días se espera su regreso a San Luis Potosí para dirigir, abiertamente, el proyecto de futuro que se construye desde hace meses y que se apoderó de la dirigencia estatal del PAN a través de Francisco Aguilar, su amigo íntimo, su compañero de aventuras y su representante legal.

Alejandro Lozano proviene de una familia de comerciantes, se trata de un matrimonio sólido y bien establecido, cuyo ejemplo ha replicado el propio Boris, que conforma una familia moderna, que le ha dado ya dos hijos.

Según versiones de los propios panistas, Alejandro Lozano gana cada vez más adeptos a su proyecto político, luego de que algunos empresarios consideran que el alcalde capitalino, Xavier Nava, no representa ya una opción, mucho menos después de que firmó un desplegado en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador para complacer a sus mecenas políticos: Javier Corral y el senador fifí Emilio Álvarez Icaza.

Boris sí es panista, sí conoce los vínculos y los intereses de los potosinos, es tolerante a la crítica, sabe debatir ideas, también sabe lidiar con diferencias, es un demócrata nato y la experiencia que comulgó en tres años de encargado de la política de México en Roma, debieron servirle para construir un proyecto serio y bien estructurado, sin traiciones, con apego a la doctrina de Acción Nacional.

Boris conoce muy bien la ciudad, el estado, sus problemas, mucha gente lo recuerda por su labor a favor de los perritos maltratados, porque siempre atendía las llamadas de gente que reportaba casos de maltrato.

A diferencia de Xavier Nava, Boris no toma personal las diferencias, es incluyente con las mujeres, respeta a los jóvenes y a la gente de la tercera edad.

Esta historia continuará…

Seguiremos informando.

Botón volver arriba