ColumnasColumnas (destacadas)

Animalitos

En menos de un par de semanas, la oruga Mony se convirtió de huevito a oruga y, finalmente, en una obra de arte alada que luego migra desde una nación lejana para ser admirada en nuestro país. Me queda claro que, más que un cambio de piel, su transformación es una metamorfosis asombrosa e inspiradora.

“Como que nos tienen que aguantar un rato”, dijo la pequeña oruga, “si quieren disfrutar de nosotras, las bellas mariposas”. Y, bueno, ya podremos volar y gozar de la vida todos juntos y sin fronteras, alguien añadió.

La oruga devora hojas y crece unas dos mil veces en poco tiempo para convertirse en crisálida. Las bonitas alas anaranjadas y negras aparecen el día anterior a que nazca, cuando quizá nacieron todas las flores en torno a las que va a revolotear. Tras unos cuantos días, machos y hembras se emparejan y éstas ponen sus pequeños huevos en la hoja de cierta planta… el ciclo de vida empieza de nuevo.

Se nos informa que la mayoría de las mariposas nacen en la primavera o el verano, y viven apenas de 2 a 6 semanas. Pero las Monarca, que nacen al final del verano, son las que migran a México para pasar el invierno y pueden vivir hasta 8 meses.
Estos lepidópteros simbolizan una región del mundo que se debe integrar en diversos sentidos, con sacrificios aunque igual con más ventajas sustanciales. Todo ello, eso sí, en muchos espacios de la vida.

A su vez, por acá, el ajolote Az se desarrolló casi al mismo tiempo y podrá vivir aún más… unos 15 años alimentándose de gusanos, moluscos, larvas de insectos, crustáceos y algunos peces. “Eso”, advierte esta especie de Pokémon del agua, “si el hombre que depreda no me pone en riesgo de muerte”.

Los caminos hacia algo mejor se erigen a lo largo del tiempo, aunque en algún caso tengamos que enfrentar al ejército de axolotes anclados en una identidad hostil a la metamorfosis, tal como ha dicho del contexto político de México un experimentado sabio, nuestro paisano Roger Bartra. El mitológico axolote (Ambystoma Mexicanum) es un anfibio que destaca por su insólita capacidad para regenerar sus extremidades amputadas y otros órganos o tejidos del organismo.

Viene a ser una maravilla de la naturaleza que mantiene características de larva en su etapa adulta (eterna juventud), y leo que cuenta con un genoma de 32 mil millones de pares de bases de ADN, el cual resulta diez veces más largo que el humano y el más grande que haya sido secuenciado en todo el mundo. En su hábitat de humedales del Valle de México se encuentra en peligro de extinguirse por la contaminación y urbanización o al introducirse peces no compatibles.

Miren, las posibilidades de investigación del axolotl son bastante amplias y promisorias. Incluso este tímido y ‘sonriente’ animalito ya ha ascendido a la literatura: en el cuento del género fantástico ‘Axolotl’ del gran escritor Julio Cortázar (1956), que recoge su libro El final del juego, así como en la celebrada serie de novelas ‘Dune’ (desde 1965) de Frank Herbert, que está de moda por la exitosa película de ciencia ficción Duna (2021).

La vida de ambos animalitos se entrelaza con nuestro país y nos ofrece notables significados o simbolismos, para lo que sea de interés. Espero, pues, que Mony y Az nos inspiren a todo lo mejor en diversos ámbitos. “Por nosotros, está muy bien”, concuerdan ella y él… ¡Va!

* EN MÉXICO EL EJÉRCITO, lo sabemos bien, debe ser leal a las instituciones y al país, no al gobierno en turno, aunque un alto mando pueda coincidir con el generoso líder y su partido e ideología. Lo opuesto, ojo, lleva incluso a deducir que apoya una opción para el próximo sexenio, y eso resulta inadmisible ante elecciones democráticas.

En especial, ¿por qué el Secretario de la Defensa Nacional se aventura a pedir que los mexicanos se sumen al “proyecto que está en marcha”. En cuanto a buenos propósitos no se requiere promover una aprobación ya general, pero sus graves fallas o decepciones tampoco tienen por qué ignorarlas con su respaldo. En realidad, lejos de excesos retóricos, la autodenominada 4T ha venido a ser una transformación inexistente o contraproducente… y es probable que falte lo peor.

Hay muchas razones para que las fuerzas armadas estén agradecidas con el actual gobierno, pero eso no implica que puedan ir así nomás en contra de la democracia y la racionalidad institucional. Se habla aquí de corrupción y, aunque no sería necesaria ni se habría probado, otras disposiciones recientes la facilitan.

[email protected]
cpgarcieral

Botón volver arriba