vida sana (destacadas)VIDA SANA, SALUD Y SEXO

10 hábitos que tienen las personas infelices

Definir qué es lo que hace que alguien sea feliz puede ser complicado, sin embargo existen estudios que afirman que la capacidad de ser felices depende de uno mismo.

Una investigación realizada por la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, encontró que la felicidad de alguien que gana mucho dinero más al año en comparación con el promedio de las personas, sólo es un poco más feliz que quienes no ganan tanto. Este tipo de análisis han mostrado que ser feliz no depende únicamente de la circunstancia en la que se encuentra la gente.

De hecho, las circunstancias de la vida no tienen una relación directa con lo feliz que pueda ser una persona. Psicólogos de la Universidad de California que han estudiado el fenómeno de este estado de ánimo, muestra que tanto la genética como lo circunstancial sólo conforma el 50 por ciento de la felicidad, por lo tanto se ha llegado a la conclusión de que ser feliz depende de uno mismo y es producto de tus hábitos y cómo decidas percibir tu vida.

Así que si los hábitos definen en parte tu estado de ánimo, vale la pena conocer cuáles son aquellas actividades que realizan las personas que no son felices.

Con esta reflexión, el coautor del libro ‘Emotional Intelligence’, el doctor Travis Bradberry compartió en Linkedin 10 hábitos que tienen las personas infelices y que ahora te mostramos para ver qué comportamientos pueden estar limitándote para disfrutar un poco más lo que haces todos los días.

  • Esperar el futuro. Pensar constantemente que «serás feliz cuando…» es una de las formas más fáciles de sentirse infeliz. Plantearte este tipo de ideas, sin importar si se trata de un aumento, un pago o una relación, es poner énfasis en circunstancias que no necesariamente te ayudarán a ser más feliz. No gastes tu tiempo esperando que ocurra algo para cambiar tu estado de ánimo.

En cambio concéntrate en ser feliz en este justo momento, porque no hay garantía del porvenir.

  • Dedicar mucho tiempo y esfuerzo en adquirir «cosas». Si bien las personas con menos recursos pueden llegar a ser más felices al mejorar su condición económica, es un hecho que las cosas materiales no dan la felicidad. Una vez que adquirir bienes materiales se convierte en un hábito, se corre el riesgo de sentir decepción al conseguir lo deseado y especialmente haber sacrificado tiempo o relaciones familiares, así como poder dedicarse a otras actividades más placenteras.

  • Quedarse en casa. Cuando estás triste, es tentador evitar ver a otras personas, sin embargo esto puede ser un grave error, ya que tu estado de ánimo puede mejorar cuando intentas socializar. Es importante reconocer que si al tener ese estado de ánimo te provoca ser antisocial, te obligues a convivir con otras personas, conocer gente nueva y notarás la diferencia inmediatamente.
  • Considerarte una víctima. Las personas crónicamente infelices tienen a operar desde la postura de que la vida es difícil y que no está en su control. El problema con esta filosofía es que se deja de actuar para mejorar las cosas. Es recomendable que sepas reconocer en qué momento estás permitiéndote sentir que estás permitiendo que algo o alguien más te afecte.

Te puede ayudar recordar que no eres la única persona a la que le ocurren cosas malas y debes saber que puedes tomar control de tu futuro mientras tengas la voluntad para actuar.

  • Ser pesimista. Lo peor de ver el ‘vaso medio vacío’ es que si piensas que te ocurrirán algo malo, es muy probable que sea así. Los pensamientos pesimistas son difíciles de erradicar hasta que reconozcas lo ilógicos que son. Oblígate a pensar en los hechos tal como son y entenderás que lo que te ocurre no es realmente tan malo como imaginabas.

  • Quejarse. Este comportamiento reafirma pensamientos y creencias negativas al repetirlas constantemente cuando la persona se queja con los demás o externa su inconformidad. Mientras decir lo que te molesta puede ayudarte a sentir mejor, debes cuidarte de no rebasar la delicada línea de ser quejumbroso, ya que este tipo de actitud normalmente aleja al resto de las personas.
  • Exagerar. Si algo malo ocurre, tienes dos opciones, verlo como algo temporal y aprender o considerarlo una evidencia más de que la vida no es justa contigo. Si bien una persona que normalmente es feliz puede reaccionar ante una circunstancia de este tipo, mantienen su perspectiva positiva, sin embargo una persona infeliz seguramente aprovechará lo ocurrido para quejarse amargamente durante mucho tiempo.

  • Evadir tus problemas. Cuando una persona feliz comete un error, normalmente lo asume y de ser posible trabaja para resolverlo, lo que le llevará a sentirse más satisfecho por haber aprendido de la falla, sin embargo la gente infeliz ve los errores y problemas como una amenaza, por lo que se esconden de estos para no actuar, lo que a su vez provoca que el problema sea más difícil de superar.

  • Estancarse y no mejorar. Ante el pesimismo de una persona infeliz y la falta de auto control, tienden a sentarse y esperar que la vida ocurra en lugar de actuar para lograr sus objetivos, por lo tanto se mantienen inmóviles, sin aceptar, ni ser parte del cambio.
  • Compararse con los demás. Los celos y la envidia son incompatibles con la felicidad, por lo que si estás comparándote constantemente con tus vecinos o compañeros de trabajo es momento de dejar de hacerlo.

Si notaste que alguno de estos comportamientos es similar a lo que normalmente haces, vale la pena recordar que la decisión de ser feliz es tuya.

Con información de Dinero en Imagen

Seguiremos informando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba