* Detente un momento a pensar cuáles son los electrodomésticos que consideras básicos en el hogar, esos sin los que difícilmente puedes vivir

que-tan-indispensable-es-el-uso-de-la-secadora-en-casa

Detente un momento a pensar cuáles son los electrodomésticos que consideráis básicos en vuestros hogares, esos sin los que difícilmente os imagináis viviendo. Seguramente, la nevera y la vitrocerámica (placa de inducción…) encabecen la lista, seguidas del lavavajillas, la lavadora, el horno… u otras opciones más pequeñas pero igualmente necesarias, como son el microondas, el aspirador, incluso el secador de pelo. De lo que también estamos muy seguros es de que muy poquitos de vosotros habréis incluido la secadora dentro de vuestros esenciales domésticos y esto posiblemente se deba a la gran cantidad de mitos que envuelven el uso de este aparato eléctrico.

Por este motivo, desde Electrocosto nos hemos propuesto hablar claro sobre la conveniencia o no de invertir en una secadora. ¡Empezamos!

Estos electrodomésticos son mucho más útiles de lo que imaginas.

En primer lugar, nos centramos en el ahorro de tiempo, al evitar tender la ropa, que, además, secará mucho más rápido que en condiciones normales. Estos dos puntos serán especialmente prácticos al realizar coladas copiosas, bien porque vuestra familia sea numerosa o porque volváis a casa después de pasar una larga temporada fuera. Así, de un plumazo, se acabaron las jornadas de dos o tres días poniendo lavadoras, colgando la ropa, esperando y esperando a que se seque… ¡si es que las condiciones meteorológicas lo permiten, claro!

¿Cuántas veces habéis salido de casa, de repente se ha puesto a llover e, irremediablemente, vuestra mente ha ido a parar en la colada recién tendida? Y, de esta forma, llegamos al tercer atributo de las secadoras o lavasecadoras, que permiten secar la ropa en tiempo récord independientemente de si en la calle está cayendo el último diluvio universal.

También puede ocurrir que hayáis sido previsores, sepáis que va a llover y hayáis decidido colgar la ropa dentro de casa… convirtiéndose en un estorbo y tardando mucho más tiempo del habitual en secarse, sobre todo si es invierno pero los radiadores no están funcionando a pleno rendimiento.

¿Alguien ha hablado de olores? Porque sí, amigos, cuando la ropa tarda más de la cuenta en secarse tiende a adquirir un olor a humedad bastante desagradable que ni el mejor de los atrapaolores consigue aplacar. Seguramente este horrible ‘tufillo’ os suene a más de uno…

Por supuesto, más allá de los inesperados ‘aromas’, la ropa recién salida de la lavadora no está ligeramente húmeda, sino que gotea, marcando el suelo sobre el que se tiende y convirtiéndose en un verdadero quebradero de cabeza para los que tienen un precioso suelo de parqué… o cualquier material igual de delicado, como por ejemplo el mármol.

La respuesta a todos estos problemas es tan simple como incluir una secadora o lavasecadora en vuestros hogares. No obstante, no podemos dejar de lado esas leyendas relacionadas con el estado de la ropa después de pasar por la acción de las secadoras.

En primer lugar, aclarar que las secadoras actuales incorporan la última tecnología y que NO estropean la ropa, ni siquiera las prendas más delicadas. De cualquier forma, asegurad una calidad óptima recurriendo a marcas de primera línea, tales como Siemens, que encontraréis en Electrocosto.

Fuente: Electrocosto – Secadora Siemens WT45G238EE

En cuanto a si la ropa puede encoger o no al pasar por la secadora, existe cierto riesgo si no se sabe utilizar de forma correcta. Cuanta mayor potencia de secado se seleccione, más riesgo se corre de que las prendas encojan, sobre todo si hablamos de tejidos como la lana. Sin embargo, este efecto podría evitarse al separar la ropa por tejidos e introducirla seleccionando la modalidad más adecuada para cada uno de ellos, optando por una temperatura menor que respete las piezas más delicadas.

De esta forma, podréis deducir que existen prendas que se adaptan mejor al uso de secadoras, tales como: las sábanas, toallas y mantas; los vaqueros, las camisas y la ropa deportiva -salvo excepciones-, y las prendas sintéticas. A la hora de secar zapatillas deportivas o tejidos como el algodón o la lana se deberían tener en cuenta las precauciones anteriormente descritas, eso es todo. ¡No os dejéis convencer por teorías infundadas!

Así, incluimos una pequeña guía de temperaturas que os puede resultar útil a la hora de secar cada una de las prendas que os indicábamos:
Temperatura de 30º C máx. para la ropa de lana.
Temperatura de 40º C máx. para toallas y sábanas.
Temperatura a 30º C para prendas de colores oscuros e intensos.
Temperaturas más elevadas para la ropa blanca.

El último mito que queremos desterrar hace alusión al gasto que las secadoras suponen. Los nuevos modelos no solo son respetuosos con la ropa, sino también con nuestros bolsillos. Siendo un 50% más eficientes que las antiguas versiones con resistencias eléctricas, su consumo no volverá a ser excusa para disfrutar de todas sus ventajas. Además, hoy podéis adquirir vuestro modelo preferido al mejor precio, como por ejemplo esta secadora de Candy, visitando la página de Electrocosto.

Fuente: Electrocosto – Secadora Candy GCC 580NB-S

Una vez conocéis las bondades de este maravilloso electrodoméstico, tan solo tenéis que seleccionar entre los dos modelos existentes: secadoras o lavadoras-secadoras. Veamos sus diferencias:

 

Por otro lado, existen, tanto de secadoras como de lavasecadoras, modelos integrables y de libre instalación, que se distinguen básicamente por la posibilidad de integrar un panel a juego con el mobiliario de la cocina (opción válida para las alternativas integradas). En el caso de las de libre instalación, son las más comunes y económicas y, aunque algunas sí se pueden poner bajo la encimera, no pueden ser cubiertas por dicho panel.

Fuente: Electrocosto

Como habéis podido comprobar a través de la lectura de este post, las secadoras o lavasecadoras deberán empezar a formar parte esencial de vuestra lista de electrodomésticos imprescindibles. Gracias a la última tecnología y la gran relación calidad-precio de Electrocosto, tan solo tendréis que seleccionar la mejor modalidad, darle al botón de encendido y comprobarlo 🙂

¡Hasta la próxima!