*José Ramón Martel es parte del grupo de priístas rebeldes

preparan-priistas-rebelion-interna

El Diario De Coahuila.- De cara a la XXII Asamblea Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), grupos priístas preparan una rebelión interna contra el rumbo tomado por su dirigencia nacional encabezada por Enrique Ochoa Reza y Claudia Ruiz Massieu.
Ayer, durante una reunión privada —a la que tuvo acceso ElUniversal— 89 priístas exigieron que la elección del próximo candidato presidencial del PRI sea por consulta directa a las bases y simpatizantes, sin sumisión al presidente Enrique Peña Nieto.
Asimismo, demandaron que se cierre el paso a la apertura de puertas o anulación de candados que permitan que el PRI postule a la Presidencia de la República a un personaje vinculado al PAN o sin trayectoria partidista.
En este encuentro participaron 89 priístas, entre ellos José Ramón Martel, José Encarnación Alfaro, Alberto Aguilar Iñárritu, Ivonne Ortega, Yolanda de la Torre, José Adolfo Murat, y en un primer momento, sin participar en el debate interno, Ernesto Gándara.
También participaron Mireya Sánchez Quiroz, Alfredo Femat, Pablo Casas, Nabor Ojeda, Jaime Santoyo Castro, Carlos Jongitud, así como ex legisladores, ex alcaldes y ex dirigentes estatales del tricolor, así como miembros de “Alianza Generacional” y de “Nueva Corriente Democrática”.
“ESTAMOS HASTA LA ‘MADRE’”
En la mesa, José Ramón Martell explicó que de todas las reflexiones se construirá un documento con base en una propuesta de diez puntos presentada por la ex gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, para llevarla a la Asamblea Nacional.
“Si hay oídos sordos repensaremos qué vamos a hacer, me quedo con eso, con mucha seriedad, somos muchos los que pensamos lo mismo, los que pensamos igual, perdón por la expresión, los que estamos hasta la madre de seguir perdiendo el prestigio del PRI con lo que se está viviendo, estamos hasta la madre.
“Entonces qué vamos a hacer si pensamos igual, si queremos que sea diferente, una lucha dentro, pero si esa lucha cae en el desierto y se seca la gota, ya sabemos que nos reuniremos para saber y decidir qué es lo que sigue con nuestras convicciones, nuestra ética, con nuestra moral y con nuestro deseo de seguir haciendo política.
“Queremos recuperar un México que piense que por encima de las ambiciones de poder y de dinero está el cómo lograr que los que menos tienen puedan ascender socialmente para dar poder a la letra muerta escrita de la constitución”, dijo.