*Estalla en Twitter contra fallo de una corte en México. Lo tilda de “discriminación” y “atropello”

kate-del-castillo-se-siente-discriminada-por-el-fallo-de-una-corte-en-mexico

 People en Español.- Kate del Castillo está furiosa por la decisión de las autoridades mexicanas de revocar un amparo por el cual la estrella se había conseguido una victoria tras denunciar filtraciones de la Procuraduría General de la República en una investigación en su contra.

La protagonista de Ingobernable (Netflix) se apoderó de su cuenta de Twitter para ventilar su furia en conta del fallo al que tachó de “discriminación” e “impunidad”.

El problema deriva de el fallo emitido este martes por el Primer Tribunal Colegiado Penal en Ciudad de México. “Este tribunal considera que se encuentra justificada la intromisión en los derechos de la vida privada y honra de la peticionaria, que forman parte de los derechos a la personalidad que también gozan las personas públicas”, se dijo en el documento oficial, que hizo pública la propia actriz por medio de Twitter. “Por ello, no se afectan tales prerrogativas, pues prevalece la libertad de expresión y el derecho a la información”.

 

Con su amparo, Del Castillo buscaba probar que la Procuraduría General de la República había filtrado información relativa a la investigación que hay en su contra por sus nexos con el narcotraficante Joaquín Loera el Chapo Guzmán, actualmente preso en Nueva York.

“Que un Tribunal considere que por ser figura pública debo tolerar violaciones a mi derecho a la vida privada y a mi honor es un atropello”, reclamó ella en Twitter este jueves, en una serie de mensajes que emitió furiosa por el fallo.

En su amparo original, Kate de Castillo reclamó que la PGR había liberado información sobre los mensajes de texto que había intercambiado con el Chapo.

Dicha institución investigaba a la actriz, entre otras cosas, por sus nexos con la compañía que produce el tequila Honor, del cual ella es la imagen y que ella ofreció al Chapo cuando se encontraron en las montañas de Sinaloa, en 2015.