El activista político Rafael Aguilar Fuentes, “Chiquilín” reveló que el contrato que tiene el ayuntamiento de la capital con la empresa Panavi, S.A. de C.V. es el negocio del ex alcalde Mario García Valdez, quien, además, “chamaqueó a la compañía con 200 millones de pesos, para la instalación de lámparas led en San Luis Potosí”.

Rafael Aguilar Fuentes manifestó que ante esta situación, la empresa Panavi está desesperada y le está bajando a sus pretensiones, ya que se está dando cuenta que actuó de una manera irresponsable y que se le termina el plazo del contrato para cambiar las lámparas led.

Sin embargo, explicó que tiene entendido que Panavi lleva el 30 por ciento de la instalación de las lámparas, para lo cual hasta está pidiendo fiado, a fin de dar cumplimiento a los contratos y convenios firmados en el trienio de Mario García.

Calificó a Panavi como una empresa hábil, que realiza contratos bien estructurados y amarrados, sin embargo, dijo, no contaban con la firmeza, honestidad y dureza del ayuntamiento que encabeza Ricardo Gallardo para defender el patrimonio de los potosinos.

En este sentido, “Chiquilín”, justificó la imposibilidad del actual alcalde Ricardo Gallardo, ya que si anula, modifica o entorpece el contrato para el cambio de luminarias, que además es un acuerdo de Cabildo Municipal, el propio edil será sujeto a juicio político y de responsabilidades, “porque una sesión de cabildo no puede revocar otra sesión de cabildo”.

Consideró complicado que la actual Legislatura local autorice a Ricardo Gallardo, otros 200 millones de pesos para pagarle a Panavi, que en este momento, está desesperada cumpliendo a cuenta gotas, con un contrato incumplido y se le acaba el término.

“En primer lugar el Congreso se le volteo al Gallardismo y les niega los aumentos, a pesar de que le votaron todo al gobernador Juan Manuel Carreras, le rechazaron los aumentos del predial en las zonas de más alta plusvalía, que está bajísimo y que desde hace ocho años no lo habían modificado”, indicó Aguilar Fuentes.

Para finalizar, “Chiquilín” dijo que el Congreso del Estado y los diputados están esperando que “les embarre la mano Panavi, para autorizar el pago de los 200 millones de pesos, pero la empresa ya no tiene dinero, porque le había pagado a Mario García Valdez, a los diputados de la anterior legislatura y a los regidores para aprobar un contrato por mil 300 millones de pesos para prestar un servicio de 15 años.