“El gobierno ya no quiere mantener presos por delitos de bajo rango”, aseguró el reconocido litigante Rafael Aquilar.

Dentro de lo que se conoce en el campo jurídico, como bagatelas no deberían ser consideradas para dar cárceles a quienes hayan infringido la ley; puesto que mantener a un presidiario, cuesta mucho dinero, Rafael Aguilar, ex sub-procurador de justicia en el estado.

encarcelamiento-por-delitos-menores-no-es-viable-para-el-gobierno

En este sentido, el ex sub procurador de justicia en el estado Rafael Aguilar habló del tema, en donde señaló, que en ocasiones hay personas que roban por necesidad, en donde hay que hacer un análisis minucioso del caso, pues estos no deberían ameritar cárcel; todo lo contrario, al quebrantamiento de la ley, un ejemplo, la portación de armas de fuego sin el permiso correspondiente.

“Hay delitos que no merecen enviar a los trasgresores de la ley a la cárcel, pero esto se debe de valorar bajo muchos puntos, porque realmente es innecesario enviar a tras las rejas a sujetos por delitos menores, lo cual cuesta dinero al gobierno, en donde estos llevan una vida relajada al interior de los centros penitenciarios, cuando pueden ser solamente sancionados y de alguna manera obligados a llevar una vida dentro del marco de la ley.”, afirmó Rafael Aguilar.

Señaló también que las cárceles son saturadas por personas que no deberían estar en la cárcel, pero en este aspecto, la ley deberá ser minucioso en determinar quiénes son un peligro en las calles y trabajarlo desde dentro de los centros de reinserción, bajo un proceso en el que se busque incorporarlos a la sociedad como unos individuos de trabajo y que no vuelvan a delinquir.

Además de lo anterior, dijo que los sistemas de las procuradurías deberán cambiar, esto mediante la capacitación de sus propios funcionarios, además de inyectarle presupuesto para el asentamiento y consolidación del nuevo sistema de justicia, en donde hasta el momento no ha sido determinante basificar el mismo, aunado a la renuencia y falta de confianza de la sociedad en las autoridades encargadas de la seguridad.