*Luis Schapira se declara un “enamorado” del hospital público
*Sigo yendo porque amo a la medicina y al hospital público.

*Me gusta aprender aunque sé que me quedan pocos años para ejercer, sigo estudiando y me gusta escuchar a los jóvenes a los que dirigí cuando hicieron la residencia.

*Las mañanas son los momentos más lindos de mis días

el-ejemplar-medico-de-91-anos-que-sigue-trabajando

Todas las mañanas, de lunes a viernes, Luis Schapira, un médico de 91 años, se levanta y enfila religiosamente hacia el Hospital Fernández, su segunda casa.

Con 65 años de profesión y 27 como jubilado, su historia se conoció en las redes sociales cuando una usuaria publicó una foto en la que aparece de perfil con su bastón y su delantal insignia impecablemente blanco: “Cuando te preguntes qué es la vocación, acordate de este médico jubilado que sigue viniendo ad honorem al hospital”, escribió @VayaAspirina en su cuenta de Twitter. El mensaje se propagó al instante y ahora lleva más de 5600 “retuits” y 16.000 “corazones”.

“En el hospital hay una actividad que se llama ateneo, que es la presentación de uno, dos o tres casos más o menos difíciles; se organiza una reunión para ver qué opina cada uno con respecto al diagnóstico y al tratamiento”, explica Schapira, y enumera las actividades, una por una: “los lunes a la mañana voy de 8 a 9 a nefrología, de 9 a 10:30 a la recorrida de clínica médica y de 11 a 12 en oportunidades doy una clase; los martes voy de 8 a 9 a infectología, de 9:30 a 10:30 a la recorrida de clínica y de 11 a 12 a cardiología; los miércoles voy de 8:30 a 10 a endocrinología y de 11 a 12 al ateneo general de clínica médica; jueves por medio voy de 8 a 10 al consultorio de diabetes y el otro al de neumonología y los viernes de 8 a 10 voy a gastroenterología”.

#DrSchapira

UN EJEMPLO DE VIDA, VOCACIÓN Y COMPROMISO CON EL TRABAJOLes presento la historia del Dr. Luis Schapira. Él tiene 91 años y sigue atendiendo todas las mañanas en el Hospital Fernández. Desde la Ciudad, le entregamos un reconocimiento por ser un ejemplo de trabajo y vocación excepcional.

Posted by Diego Santilli on Wednesday, January 10, 2018

Su vida privada prosperó en paralelo a la profesión y su familia sigue creciendo. Se casó con Sarita hace 56 años, con quien todavía vive, y tuvieron mellizos; uno siguió sus pasos y se dedica a la medicina y el otro es ingeniero. Sus grandes amores son sus cinco nietos: “No hay palabras en el abecedario ni en el léxico español para decir lo que son para mí”, concluye emocionado.

Con información Agencias

http://www.posta.com.mx/redes-sociales/video-el-ejemplar-medico-de-91-anos-que-sigue-trabajando