Por Elizabeth Romero

del-elixir-de-los-dioses-a-la-mezcaleria

Dentro del marco de la 43 Feria Nacional del Libro de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, el pasado 14 de Marzo muchos asistentes se dieron cita en uno de los patios del Edificio Central de esta ciudad capital, para apreciar una gran publicación que dignamente se dio a conocer por dos grandes investigadores Gerardo Vela de la Rosa y Luis Miguel Rangel Espinosa: DEL ELIXIR DE LOS DIOSES A LA MEZCALERÍA, una investigación documental que hace referencia a las bebidas alcohólicas tradicionales de la altiplanicie potosina ¿sabes cuáles son?

Hay quienes podrían asegurar que son solo el colonche y el mezcal; el primero por la producción temporal de tuna cardona y el segundo por la existencia de algunas haciendas mezcaleras en el estado como Laguna Seca, Santa Isabel, Santa Teresa, Ipiña y Zaragoza de Solis, pero cierto es que también el pulque y la cerveza forman parte de ellas. El pulque, que aunque es poco consumido en nuestros días, ha dejado huella conservando el mayor número de pulquerías en Mexquitic de Carmona. La cerveza, una bebida milenaria con un origen diferente a las tres anteriores pero que logró posicionar una gran industria en el estado.

mezcal

Durante la presentación del libro, los autores platicaron de las experiencias vividas en su investigación, por ejemplo, Luis Miguel Rangel comentó el interés que muestran los habitantes de las regiones huasteca, media y altiplano al sentirse identificados con sus costumbres, sus raíces, promueven lo que tienen, comparten lo que la madre tierra les ha brindado, es decir, existe una identidad cultural muy arraigada a diferencia de los habitantes de la zona centro.

A pesar de cierto su comentario, hoy en día, gracias al esfuerzo de mucha gente, es que existen degustaciones, maridajes y hasta festivales en los cuáles se dan a conocer algunas de las marcas existentes de nuestro bello estado, siendo también algunas de ellas ya reconocidas internacionalmente por sus técnicas ancestrales de elaboración, que dan como resultado un signo distintivo en su sabor, pero claro está que se sigue careciendo de esa parte importante que nos debería identificar como potosinos.

mezcal

También es importante reconocer el excelente trabajo de Víctor Manuel Huerta Negrete, quien fue el responsable de darnos a conocer un excelente contenido fotográfico lleno de color y de momentos oportunos que la cámara pudo captar para ser plasmados en papel.

Muchas felicidades a los tres por su profesionalismo, pero sobretodo por su compromiso y dedicación para darnos a conocer este libro que sin duda alguna debería permanecer no solo en las librerías, sino en la biblioteca de instituciones educativas, bibliotecas públicas y ¿por qué no?, también la biblioteca delas familias potosinas. Enhorabuena!

mezcal